Samhain 2006

 

Mi ritual comenzó con un baño caliente en el que visualicé todo el año yéndose con el agua al aclararme el pelo y el cuerpo. No puse ni incienso ni velas… Al principio no quise, luego, una vez dentro del agua, me arrepentí de no haberlo hecho. El baño duró un cuarto de hora. Me puse el albornoz y esperé a que fuesen las doce menos diez de la noche. Fue entonces cuando me vestí con el típico traje de bruja, me puse mi diadema lunar (regalo hecho por mi esposo) y puse música en el ordenador. Música celta y ambiental como Adiemus, Bill Whelan, Blackmore’s Night, la banda sonora de Braveheart y Rey Arturo, Carlos Núñez y Loreena McKennit. Por supuesto, no faltaron todos mis triples CD’s de Lo Mejor de la Música Celta. La primera canción que sonó mientras trazaba el círculo fue una de mis favoritas “All because of you” de Blackmore’s Night”. Cerré el círculo y en el caldero quemé aquello que quería olvidar o alejar de el año que acababa, esto fue el mal hábito de morderme las uñas, mis enfados sin sentido y dos personas que consideré amigos y que por ello, me hicieron mucho daño. También quemé otro papel con las cosas que deseaba para este nuevo año, que mis hijos sean sanos y fuertes, que aquellos al los que amo gocen de salud y amor, sabiduría y paciencia. 


Consagré mi péndulo de ónix y empecé a utilizarlo. Quizá por ser la primera vez que lo usaba fue algo confuso. Pregunté si iba a tener una hija y dijo que no, pregunté si sería un niño y respondió que sí. Pregunté si alguna vez tendría una niña y respondió que sí y, al preguntar si esa niña iba a nacer en julio dijo sí… 

Recordé a mis difuntos, mis abuelos paternos y mi bisabuela materna, puse fotos de ellos y ofrecí pan y sal, unas manzanas y granadas. Bebí zumo de manzana, al que me estoy volviendo adicta… Bailé al son de una canción haciendo círculos y con los brazos en alto. 

Mi altar estuvo decorado con velas negras y naranjas, con un candelabro en el que sale la Triple Diosa puesto del lado de la Anciana, con velas en forma de brujas junto a calabazas, unos calabacines, crisantemos… En la ventana puse la calabaza. Una vez terminé todo lo que deseaba hacer, dentro del círculo me conecté a Internet para celebrar esa noche con amigos que estuviesen conectados. Estaba Cole. Hicimos una consulta de péndulo (que te quiten lo bailao, ¿eh?) y hablamos de nuestros modos de ver Samhain. También hablé con mi madre, pero como le da yuyo no se habló mucho del tema. Y también con el master de una partida de rol vía mail que voy a empezar en breve (aún ando leyendo para ponerme al día…). 

Tras estas charlas, abrí el círculo, recogí y me fui a la cama muy contenta pues, el hecho de haber podido compartir mi ritual con mi hermano Cole me hizo muy feliz, fue como no haber celebrado totalmente sola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s