Amigos

El Destino – Arthur y Morgana

En septiembre de 2007, buscando una imagen del escudo Slytherin, apareció – sin saber por qué – en Google la imagen de… ¡¡¡LESTAT DI LIONCOURT!!!. WTF? Pensé al verlo. Pinché en el enlace y me encontré un foro de rol sobre Harry Potter, donde Lestat era un alumno más en el Colegio de Magia y Hechicería. Me registré… aquello podía ser interesante…

Resultó que, nada más registrarme, hubo un aviso de cambio de foro. Perfecto, si antes llego… En el foro nuevo conocí a Remus Lupin, que realmente se llamaba Arthur y que era quien manejaba a Lestat en el foro anterior. Era un muchacho agradable y mexicano con el que pronto me llevé de maravilla. Aunque nuestros personajes deberían llevarse a matar por estar en Casas enfrentadas y porque sus amigos más íntimos (los de Remus y el de Lily) se llevaban a matar entre ellos, entre Lupin y Adams surgió una tierna amistad con algo de picardía por parte de ella, que disfrutaba viéndole sonrojar. Así, al tiempo que la pequeña Lily y el tierno Remus se unían más y más, una española y un mexicano unían sus almas para siempre.
Por eso, solía compararnos con Rocío Dúrcal y Juan Gabriel y, por eso mismo, siempre consideré esta, nuestra canción:

Me quieres?
Te quiero
Por ti yo siento un cariño
Desde que éramos niños, yo
Te quiero y también te amo

Y tú, ¿me quieres?

Te quiero
Aunque muy poco nos vemos
Desde que nos conocemos yo
Te quiero y también te extraño.

Es tan hermoso saber
Que te piensa otro ser
Y al fin de este siglo
Tú y yo somos alguien
Que tienen y sienten cariño sincero.

Por eso siempre tú y yo
Vivimos así, felices serenos
Tú cuentas conmigo yo cuento contigo
En cualquier instante
Y en cualquier terreno.

¿Me quieres?

Te quiero
Porque eres bueno conmigo
Pongo el amor de testigo que
Te quiero y también te amo.

Y tú, ¿me quieres?

Si, te amo.
Confirmo a diario lo mismo
Estoy a tu mismo ritmo soy
Tu amigo y también tu hermano.

Este cariño nació
El día en que Dios

cruzó los caminos
Y puso tus ojos, tus manos, tu canto
Y tu verso en mi sino,
valió la pena nacer
por el hecho de ser
tú y yo mas que amigos.

Cosas de la vida,
Cosas de la suerte
De esas cosas bellas
Que tiene el destino.
Hemos pasado por muchas cosas juntos: alegrías, penas, enfermedades, disgustos, logros, fracasos… hemos estado distanciados (más de lo que la geografía ya se encarga en separarnos) pero siempre nos hemos tenido muy presentes, teniendo unos momentos al día para recordarnos, dejarnos un saludo en Facebook o una dedicatoria como esta.

Con Arthur surgió la frase “te quiero un chingaputamadral” y, sinceramente, si me preguntan lo que significa sólo diré que es una palabra nuestra, muy nuestra y que sólo ella puede expresar lo que sentimos. Porque mi lepuche me comprende con sólo leer mis escritos, él sabe leer entre líneas y descubrir lo que la pequeña bruja pelirroja de ojos color esmeralda está tratando de explicarle…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s