Ethyndel ha llegado al fin.

Y es que, los tres meses de espera han merecido la pena, ¡y mucho! Aquí os presento a la pequeña de la familia: Ethyndel Lakénvor. Hermana pequeña de Elwynd y Shärwynd. Cuando salía con Kayron al centro a comprar el regalo de cumpleaños de Dartanus, vi la moto del chico de Correos y le pedí a Kayron esperar un poco: “¡Es mi dollfie!“, le decía continuamente. Efectivamente, el cartero me entregó dos paquetes y uno de ellos, era mi BJD. Subimos a dejarla en casa pero, Kayron no me dejó abrirla porque si no, no tendríamos tiempo para ir al centro. Allí tuvo que quedar la caja, cerrada… aprisionando a mi pequeña hasta las 13.20. Más de dos horas en las que sólo pensaba en llegar a casa, abrir la caja y trastear la muñequita. Cuando abrí el paquete y Kayron lo vio dijo: “¿Te ha mandado un cojín?” y todo porque la chica que me la vendió, me la envió con su bola protectora y todo.

Nadie lo diría, pero dentro de este pequeño cojín, estaba mi pequeña Ethyndel, junto con sus accesorios y su outfit original. Deciros que Ethyndel es una Littlefee Ante de la famosa marca de BJDs FairyLand y que su medida es conocida como Yo-SD 

Lo primero fue sacar a la muñeca de su envoltorio, ¡qué ganas tenía de tocarla!  Hasta sin pelo es preciosa…

Luego ya, con más calma, desembalé el resto de cosas. ¡Qué bonito era el vestido! Las fotos no le hacían justicia… Una vez más, pensé que la espera mereció la pena.

Vestí a Ethyndel y le hice su primera foto. Jamás vi una muñeca tan linda y adorable… Con su cuerpecito de niña.

Luego vi sus otras caras, y la de gato no terminó de convencerme, me planteo venderla y recuperar parte del dinero invertido… pero, la carita durmiente es una preciosidad… si despierta es dulce, dormida ya… ¡¡¡ES UN ÁNGEL!!!

 

Elegirle el nombre fue lo que más me costó pero, al final Ethyndel me ha gustado. Es de invención propia y he decidido que signifique: “Estrella de la Esperanza“. Pronto sabréis por qué… Y ahora, sssshhhh… la pequeña Ethyndel necesita descansar…

 

Elwynd la llevó a su dormitorio. Acababa de enterarse que tenía una hermana pero, encajó la noticia muy bien. Se metió con ella en su cama y la abrazó dulcemente. ¿Cómo no querer a una niña como la pequeña Ethyndel?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s