Un día en la playa

Hoy Cristian y Mara iban a la playa con la Escuela de Verano y me he apuntado a ir con ellos, sus monitores y sus 10 compañeros. ¡Me lo he pasado en grande con ellos! A las 9.30 nos hemos reunido en el Centro Cultural La Rambleta y hemos cogido el autobus 23 Platges que nos dejaba directamente en La Malvarrosa. Cuando he empezado a ver el mar, en mi cabeza escuchaba la dulce voz de Rocío Dúrcal cantano Corzón de Trampolín.

Hemos llegado a las 10.30 aproximadamente y hemos buscado un sitio cerca del puesto de la Cruz Roja. Hemos estado un rato en las toallas y Lidia, una de las chicas, le pidió un masaje a Alejandro (un niño) pero el estilo de éste era más bien pobre. Al final, crema en mano, me he lanzado a darle el masaje a ella y a Clara. Se han quedado encantadas. Tras los masajes hemos almorzado y ¡¡¡AL AGUA!!!

Mara y Cristian con sus manguitos, ya que aún no saben nadar (a ver si le ponemos remedio este verano) estaban cerca de mí en todo momento y Cristian la final ha hecho un amigo y ha preferido construir una piscina de arena con él. Mara y yo seguimos en el agua con los demás, sin dejar de vigilar a Cristian y mientras Tania (una monitora) nos hacía fotos desde la orilla.
A última hora, Mara nos ha dado un susto, porque ha ido a por agua a la orilla sin decirnos nada y al querer volver a la toalla, se ha despistado pero no hemos tardado ni cinco minutos en dar con ella porque uno de los monitores la vio tomar la dirección contraria a las toallas.
Cuando nos hemos cambiado de ropa en los baños, he entrado con unas chicas y le oí a una decir:
¡Anda, un violín! – Yo me giré buscándolo y caí en que iba por mi tatuaje y le sonreí.
¡Ah, sí!
¿Tocas el violín? – preguntó otra.
No es que…
¡Anda una rosa roja! –  dijo otra.
Sí, es por una de mis novelas preferidas, se llama El Fantasma de la Ópera.
¡Aaahhhh, síiii! – ahora la sorprendida era yo, ¡conocían El Fantasa de la Ópera!
Claro, en las Monster High… – ¡ahá, eso era!
Ah, sí… Operetta… la hija del Fantasma de la Ópera -dije yo.
¿Ves Monster High?
No, pero colecciono muñecas y quiero tener a Operetta, por ser la hija de Erik.
¡¡¡¿¿¿COLECCIONAS MUÑECAS???!!! – Fue la exclamación general.
Les enumeré mis muñecas y les enseñé fotos desde mi móvil. Fuimos juntas en el autobus, viendo las fotos y jugando a juegos que lesiba proponiendo. Estuvo muy entretenido.
Al despedirnos, me preguntaron si iría el próximo jueves a la piscina con ellas y les dije que sí, y que cada una podría llevar una muñeca y jugar juntas, hacer fotos…
Así que, algo me dice que los jueves a la mañana, los tengo reservados a mis hijos y a Bryan, Guillermo, Clara, Williams, Luna, Nerea, Eva, otra Nerea, Lidia y Alejandro.

2 Comments

  1. Hola: qué suerte que por ahí teneis un tiempo maravilloso y unas playas fantásticas. Menudo susto con el despiste de Mara… menos mal que no fue nada. Qué tatuaje tan original… Ya veo que lo pasasteis muy bien y que te convertiste gracias a tu hobby de coleccionar muñecas en la ‘’popular’’ de la excursión… Una jornada fantástica… por supuesto que tienes que repetir… Ya nos informarás…Seguimos en contacto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s