Mis escritos·Sentimientos

Tamborrada de San Sebastián

tamborrada-1024x373.jpg
Esta mañana, cuando he hablado con mi madre y me ha dicho algo así como “a ver qué hacen con lo de esta noche“, yo no he caído en qué me decía y me preguntó: “¿De verdad? Jamás en tu vida te habías olvidado…” y mi mente funcionó rápidamente… ¡¡¡ES 19 DE ENERO!!! Esto de estar con la peque con fiebre y moqueando y con mi garganta dando guerra me ha hecho no saber ni en qué día vivo (pensé que estábamos a 15). Y os preguntaréis, ¿qué tiene de especial el día de hoy?. Os lo explico: hoy se celebra la Tamborrada de San Sebastián, una celebración que llevo viendo por televisión desde hace años porque esa tierra siempre será mi hogar, el lugar que me vio crecer, mi San Sebastián. Así que, hoy a las 23.30 ya estaba con la televisión enecendida viendo EiTB Sat viendo cómo la Plaza de la Constitución de mi Bella Easo se iba llenando de gente mientras los comentaristas hablaban rápidamente en euskera (y yo, para mi sorpresa, aún entendía todo lo que decían).
A las 12 en punto de la noche, la música comenzó a sonar al ritmo de la San Sebastian Martxa seguida de la Martxa Primitiva de San Sebastián y la muy conocida Diana. Sonó la Oilarmartxa y la Atsomartxa para dar paso a la animada Polca y por fin, le tocó el turno a la Retreta. ¡Cuántos recuerdos! Empecé a buscar por casa mis fotos de niña, cuando yo asistía a las tamborradas pero no encontré ninguna y mientras sonaba la Gau Ibilera, yo posteaba en Facebook recirminando a mi padre por no haberme dado una copia de alguna de esas fotos… ¡Quería publicarlas hoy en mi muro! Le tocó el turno a Iriyarena y tras esta, de nuevo la San Sebastian martxa para cerrar la ceremonia.
 
 
No solo era la Tamborrada hoy, se conmemoraba el bicentenario de la reconstrucción de la ciudad y, para colmo, hoy… LA REAL SOCIEDAD GANÓ AL BARÇA. Un día redondo, vaya…
75195_4176065959931_363781990_n.jpg
 
Al poco de acabr de ver la Tamborrada, mi padre publicó esas fotos que yo estaba deseando volver a ver y pude reencontrarme con mi yo de casi cuatro años rodeada de sus mejores amigos de entonces: Daniel y Natalia. Dani y Natalia… ¡madre mía! ¿Se acordarían aún de mí como yo de ellos? Recordaba dormir con ellos, comer con ellos con la cubertería aquella de mango de plástico rojo (creo que de Yoplait o algo así), ver Fivel juntos en el sofá de la sala de su casa, jugar a las Barbies con Natalia… Cómo una vez ya con 18 años fui a verlos a su casa y me abrío su madre la puerta y me reconoció asegurando que no había cambiado nada… ¡Madre mía! ¡Cuántas tardes de juegos en la plaza Oztaran con Carmele, Oscar, Carlitos, Vanesa, mi pirma Laura… !
Siempre dije que aquella fue mi época más feliz, ellos fueron lo mejor de mi infancia y hoy quería que lo supieran. Así, me dio por poner el nombre de Natalia en el buscador de Facebook y, ¡allí estaba! Teníamos a mi prima Laura en común, no podía ser mera coincidencia… Le mandé un mensaje y, solo digo como Anastasia en la película cuando iba a reencontrarse con su abuela: “por favor… haz… que me recuerde…“.
 
No sé si me recordará, pero como le dije en un mensaje hace un momento, yo recuerdo las cartas y muchas más cosas con mucho cariño porque ella y su hermano fueron MIS MEJORES AMIGOS DE LA NIÑEZ.
 
Esta Tamborrada ha estado llena de emotividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s