Ideas para celebrar Samhain

Mi altar de Samhain 2014

 

Samhain está casi a la vuelta de la esquina y sois varios los que me pedís ideas para celebrar esta fecha tan especial e importante dentro de la práctica de la brujería. Para poder celebrarlo primero es recomendable tener unos conceptos claros:
¿Qué se celebra?
  • El fin de una etapa y el comienzo de otra. Lo que llamamos el giro de la Rueda, por ende, nuestro Año Nuevo.
  • El regreso de los difuntos durante esta noche.
  • La muerte del Dios con la promesa de su regreso en el Solsticio de Invierno.
  • El luto de la Diosa, su avanzado estado de gestación y su aspecto como Anciana.
  • La noche de Hécate
¿Cómo celebrarlo?
  • Limpiar la casa a fondo (ver artículo de limpieza de energía residual aquí)
  • Colocando fotos de difuntos con una ofrenda de su comida favorita y una vela donde se haya escrito su nombre con un alfiler o aguja y ungida en aceite de oliva. En su defecto, si esto no es posible, una vela de té (las que se usan en los quemadores de esencia). Se cuentan anécdotas sobre los difuntos durante el ritual y/o la cena.
  • Colocando velas en las ventanas para guiar a nuestros difuntos a casa.
  • Decorar calabazas.
  • Ofrendar en la calle manzanas como alimento a aquellos difuntos que no tienen quiénes los esperen ya.
  • Realizando trabajos de destierro y protección. Para el destierro se puede escribir en papeles aquellos que queremos alejar de nuestra vida y quemarlos en el caldero o en la llama de una vela, dejando que se consuman luego en un recipiente resistente al calor. También pueden quemarse fotos u objetos que representen aquello que se desea desterrar.
  • Realizando lecturas de Tarot como guías para el año que comienza.
  • Encender una hoguera o muchas velas.
¿Qué comer?

Se recomienda un ayuno previo a la noche, alimentándonos durante el día a base de zumos naturales e infusiones.
  • Tarta/pastel de calabaza.
  • Galletas o pan de jengibre.
  • Pan de maíz.
  • Manzanas.
  • Remolachas.
  • Nabos.
  • Avellanas.
  • Granadas
  • Calabazas.
  • Nueces.
  • Tubérculos.
  • Últimos frutos de la cosecha.
  • Carne de vaca.
  • Carne y platos de caza.
  • Ensaladas de temporada.
  • Sidra.
  • Té.
  • Vino.
Correspondencias
  • Símbolos: Manzanas, gatos negros, escobas, calabazas…
  • Flores: crisantemos, lirios.
  • Hierbas: menta, salvia, tomillo, milenrama, angélica, anís estrellado, artemisa, pimienta de Jamaica, salvia, calabazas, manzanas, muérdago, mandrágora, salvia, paja, hojas de roble.
  • Piedras: Negras como la obsidiana, el onix, la turmalina negra, cornalina
  • Inciensos y aceites: incienso, tomillo, albahaca, lila, clavo de olor, alcanfor, menta.
  • Colores: tostados, amarillos, dorado, plateado, naranja, rojo y negro, blanco.
  • Vestir: con los colores de la Anciana negro, violeta, azul noche.
  • Diosas: aquellas asociadas a las Brujas y el Inframundo, Hecate, Carlin, Edda, Pamona, Crobh Dearg, Lilith, Psique, Morrigan.
  • Dioses: todos los Dioses de la Muerte, los Dioses Ancianos, Dioses del Inframundo, Arawn, Dis, Cronos, Xocatl, Woden, Plutón, Hades, Nefertum.
  • Velas: Negras y naranjas.
  • Decoración del altar: Granadas, calabazas, frutos otoñales, flores (crisantemos), maíz, heno, calabacines, nueces, manzanas, bellotas, fotos de personas difuntas que se echen de menos.

Canciones
Aquí una lista de las canciones que yo escucho y canto en la noche de Samhain frente a mi altar.
All souls night (Loreena McKennitt)


Todo irá bien (Mägo de Oz)


El templo del adiós (Mägo de Oz)

Desde mi cielo (Mägo de Oz)



Allá te esperaré


El adiós (Amigos de Ginés)

Tears in heaven


 

Textos

 

Plegaria indígena
No te acerques a mi tumba sollozando.
No estoy allí. No duermo ahí.
Soy como mil vientos soplando.
Soy como un diamante en la nieve brillando.
Soy la luz del sol sobre el grano dorado.
Soy la lluvia gentil del otoño esperado
cuando despiertas en la tranquila mañana.
Soy la bandada de pájaros que trina.
Soy también las estrellas que titilan,
mientras cae la noche en tu ventana.
Por eso, no te acerques a mi tumba sollozando.
No estoy allí.
Yo no morí.

Rima LXXIII (Gustavo Adolfo Bécquer)

Cerraron sus ojos
que aún tenía abiertos,
taparon su cara con un blanco lienzo,
y unos sollozando,
otros en silencio,
de la triste alcoba
todos se salieron.

La luz que en un vaso
ardía en el suelo,
al muro arrojaba
la sombra del lecho;
y entre aquella sombra
veíase a intervalos
dibujarse rígida
la forma del cuerpo.

Despertaba el día,
y, a su albor primero,
con sus mil ruidos
despertaba el pueblo.
Ante aquel contraste
de vida y misterio,
de luz y tinieblas,
yo pensé un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la casa, en hombros,
lleváronla al templo
y en una capilla
dejaron el féretro.
Allí rodearon
sus pálidos restos
de amarillas velas
y de paños negros.

Al dar de las Ánimas
el toque postrero,
acabó una vieja
sus últimos rezos,
cruzó la ancha nave,
las puertas gimieron,
y el santo recinto
quedóse desierto.

De un reloj se oía
compasado el péndulo,
y de algunos cirios
el chisporroteo.
Tan medroso y triste,
tan oscuro y yerto
todo se encontraba
que pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la alta campana
la lengua de hierro
le dio volteando
su adiós lastimero.
El luto en las ropas,
amigos y deudos
cruzaron en fila
formando el cortejo.

Del último asilo,
oscuro y estrecho,
abrió la piqueta
el nicho a un extremo.
Allí la acostaron,
tapiáronle luego,
y con un saludo
despidióse el duelo.

La piqueta al hombro
el sepulturero,
cantando entre dientes,
se perdió a lo lejos.
La noche se entraba,
el sol se había puesto:
perdido en las sombras
yo pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero,
de la pobre niña
a veces me acuerdo.

Allí cae la lluvia
con un son eterno;
allí la combate
el soplo del cierzo.
Del húmedo muro
tendida en el hueco,
¡acaso de frío
se hielan sus huesos…!

¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es sin espíritu,
podredumbre y cieno?
No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
algo que repugna
aunque es fuerza hacerlo,
el dejar tan tristes,
tan solos los muertos.


FOTOS DE MIS ALTARES

Año 2005

 Año 2010

Año 2011
Año 2013
Año 2014

 

Año 2015

Otros artículos relacionados:

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s