Semana 13: El altar

Posiblemente a lo largo de tu vida hayas escuchado sobre altares paganos y veneración a ídolos. El altar no es un lugar oscuro y de sacrificio. Es un lugar de celebración, magia y conexión con las Deidades. Cuando comienzas en la senda de la Wicca, es importante que dediques un área para tu trabajo mágico y ritual. Tu altar no tiene por qué ser grande. Puede ser del tamaño que tú decidas. Puede estar en lo alto de un armario si no dispones de mucho espacio. El altar no necesita tampoco ser permanente, puede ser uno que montas únicamente cuando lo tienes que utilizar. Aunque tener un altar permanente ahorra mucho tiempo. El altar permanente puede servir para meditaciones diarias y como recordatorio de tu senda espiritual. Tu altar puede estar en el exterior si tienes un jardín o patio e incluso se puede tener un pequeño altar de viaje para rituales en la naturaleza.

 
¿Cómo montar un altar?
El altar debe estar orientado al norte. El primer paso es colocar el pentáculo en el centro del altar. Después se colocan los símbolos de cada elemento en su lugar correspondiente. El cuenco con la sal se coloca al norte, para la tierra. El quemador de incienso va al este, para el aire. Una vela se enciende en el sur, para el fuego. El cáliz se coloca en el oeste para el agua. Tras esto se colocan imágenes o estatuas del Dios y la Diosa en el altar. El dios irá en la esquina superior derecha y la Diosa en la esquina superior izquierda.
Si se dispone de caldero, este se coloca en el oeste, cerca del cáliz. La campana estará al este y la varita al sur. La varita estará al sur y el athame al este. El Libro de las Sombras puede colocarse en el altar si se desea. Se pueden agregar velas en el norte para la iluminación.
El altar se ensucia así que es recomendable tener telas o manteles no inflamables para proteger su superficie.
Actividad semanal: Crea un altar con las herramientas básicas de las que dispongas. Los altares se han convertido en algo prácticamente artísitico para los paganos y wiccanos.
Disponer de un altar bonito puede llevar tiempo (incluso años). No hay que sentirse mal porque el altar no sea uno de los más hermosos. Tu altar es una extensión de tu senda personal y de tu personalidad. Será tan único y hermoso como tú, crecerá contigo a lo largo de tu recorrido por la senda de la Wicca.

En la foto que encabeza la lección de hoy he recreado un altar tal como se describe aquí y ahora os expongo mi distribución personal.

Lo primero es que yo siempre trato de orientar mi altar hacia el este o el oeste ya que son los lugares por donde sale y se pone el sol y era por ellos por lo que antiguamente se guiaba la gente para la celebración de las festividades. Cuando no se lleva a cabo ningún tipo de trazado de círculo porque ya no se necesita, como es mi caso, el tema de en qué punto cardinal se oriente cada herramienta deja de tener tanta importancia y se busca la practicidad. Si seguimos el ejemplo de esta lección, al colocar las velas en el sur del altar, nos quemaríamos cada vez que fuésemos a trabajar sobre el altar porque las tenemos en primera línea. Por eso, yo las velas las coloco siempre en la parte superior del altar o en los laterales, tratando de mantener despejada la parte inferior que considero “de trabajo”.

La sal y el agua representan la tierra y el agua, dos elementos asignados a la Diosa y por eso los coloco cerca de su imagen, al lado izquierdo del altar y al lado derecho, al Dios y las herramientas relacionadas con sus elementos (aire y fuego): athame, varita, incienso. Esto suele ser muy práctico además porque la mayoría somos diestros y tanto la varita como el athame las cogemos con la mano derecha y al tenerlas a ese lado del altar, nos es más cómodo. Al no trazar el círculo, no utilizo la sal para representar la tierra sino flores y coloco el jarrón en el centro superior del altar, donde corre menos riesgo de verterse o caerse.

El pentáculo siempre está en el centro ya que sobre él se realizan la mayoría de trabajos. El caldero soy partidaria de tenerlo en el suelo, al lado izquierdo, por representar el agua y por lo tanto ser una herramienta afín a la Diosa. Es una herramienta demasiado aparatosa que se come el espacio del altar.

Y este es mi altar permanente donde solo aparecen los Dioses y los elementos representados. Siempre tiene flores frescas y cada día enciendo sus velas e inciensos elevando una pequeña oración. Cuando celebro alguna festividad o realizo algún trabajo, traslado todo a un altar más grande y coloco las herramientas necesarias.

Espero que todo esto os sea de utilidad y que sea de vuestro agrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s