Mis escritos·Pensamientos

Molestaba demasiado

eyesjail

Un hombre miraba desde los barrotes de su celda al infinito. Nadie sabía lo que había tenido que soportar, un calvario que había terminado con él como culpable. Todo por un accidente. Su mujer era su vida entera pero a veces era muy pesada y terminaba cansado de ella, aguantaba y aguantaba pero tenía un límite y en ocasiones, cuando estaba de mal humor y ella le molestaba demasiado, la callaba con un golpe. Siempre había funcionado. Pero la muy tonta tuvo que caer por las escaleras y romperse el cuello. No la había matado, solo quería que se callara un rato y ella perdió pie al esquivar sus golpes al borde de las escaleras. .

No era demasiado diferente de cuando su hijo de dos meses lloraba de madrugada y no le dejaba dormir cuando debía levantarse temprano a trabajar. Era molesto su llanto a la una de la mañana, molestaba demasiado y llegó a callarle con un cojín en la cara hasta que comenzaba a cambiar de color. Entonces ella venía y le gritaba, empezaba con su retahíla de estupideces y volvía a molestar demasiado Un golpe en la cabeza contra la pared y ya había descanso el resto de la noche.

Si es que la mejor manera para que te dejen de molestar demasiado es una buena ostia. Los mendigos de la calle siempre siguiéndole y murmurándole sus penas siempre molestaban demasiado. Hasta que los callaba con un puñetazo en la boca.

Era una lección que aprendió en secundaria. Un compañero suyo era diferente al resto: inquieto, hablador, muy pesado y que no respetaba las normas de convivencia la mayoría de las veces. Unos decían que si era que tenía TDAH, otros que era trastorno disocial, Asperger… pero solo era un incordio, una molestia. Es que era imposible tener clase normal con él en el aula y era facilísimo burlarse de él porque era tan inocente que todo se lo creía. Así que un día, convenció a varios amigos para acorralarlo y tirarlo al suelo y darle una paliza entre varios. Porque, entendámoslo, el puto niño molestaba demasiado….

Se empieza pegando a un compañero de clase por no comprender su comportamiento y esa actitud, esa violencia, termina extendiéndose a todo tu entorno. El día que levantas tu mano contra alguien, das un paso hacia tu destino como maltratador en potencia. Hoy es tu compañero de clase, mañana puedes estar tras esos barrotes por haber matado por accidente a tu pareja al querer callarla a golpes porque, al igual que tú compañero de clase, molestaba demasiado.

19 de enero de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s