Erótica·Reseñas

Quimera. Las edades bárbaras

quimera.jpg

Autora: Malenka Ramos
Género: Erótica
Fecha de publicación: Febrero 2016
Editorial: Titania
ISBN: 9788416327119

Páginas: 346
Precio: 17,10€

Antón Andrade es el dueño y señor de Quimera, una mansión cuya función poco o nada tiene que ver con la que tuviera en los años cincuenta, cuando él era un niño atormentado entre sus paredes, víctima de castigos y vejaciones por parte de profesores del que fuera el orfanato San Torbe. Allí, en su adolescencia hizo una promesa junto con varios muchachos más del orfanato, una promesa que los uniría aunque los separasen fronteras físicas. Tras cuarenta años, no todos siguen estando pero, aquellos que sobrevivieron, ¿se mantendrán fieles a su palabra o el miedo a los tormentos del pasado les hará olvidar aquella promesa?

Esta novela narra en tercera persona la situación actual de los personajes pero, los continuos saltos al pasado mediante recuerdos o confesiones a un interlocutor ajeno a la historia aparecen en primera persona, haciéndolos más cercanos y directos. Son varias las personas que reflejan cómo fue su vida en el orfanato y cómo esas vivencias han marcado su personalidad actual pero en todo momento la autora nos permite saber quién está hablando por lo que no es difícil seguir la línea argumental. La cantidad de nombres y acontecimientos relacionados con estos pueden dificultar ligeramente la comprensión de la lectura en alguna ocasión pero, no debemos olvidar que este libro es la precuela de su trilogía Venganza.

El título no da a entender mucho de lo que vamos a encontrar en el interior del libro pero el prólogo —un poema de Baudelaire— tendrá mucha relación con este y con todo lo acontecido a lo largo de treinta y dos capítulos, divididos en tres partes: Cada cual con su quimera, Las edades bárbaras y Ven a mí, perverso amor. Partes que separan los hechos en momentos claves de la historia. La portada nos muestra una mujer desnuda, de espaldas, mirando de lado y con el pelo húmedo y sobre su piel se aprecia la mansión Quimera y antiguo orfanato San Torbe. La portada en sí no deja entrever las escenas eróticas que pueden aparecer en la obra, es una imagen sutil que, pese al desnudo de la figura femenina, no muestra erotismo alguno. La elegancia y sobriedad de la portada destaca con las potadas en exceso sugerentes que se encuentran en otras novelas de este género. Aquí, a parte de erotismo, nos aguarda una historia que desvelará el pasado de adultos respetables y hombres y mujeres de negocios.

El estilo de la autora es cuidado y directo en algunas ocasiones que así lo requieren, no es un lenguaje demasiado complicado ni utiliza complejos recursos literarios. Es una obra enfocada a un público adulto que busca en la novela erótica algo más que sexo. Quimera es así, una historia con pinceladas de erotismo justificado en unos momentos más que en otros. Sutil, sin entrar en vulgarimos y con una elegancia que la convierte en una novela seria y con tramas que se irán entrelazando entre ellas. Posiblemente no esté dotada de demasiada veracidad en algunas escenas que se plantean pero el trasfondo del orfanato y la situación de esos niños en los años cincuenta con todo lo que la mentalidad de la época conlleva, está bien reflejado.

Quimera nos muestra cómo las adversidades de nuestro pasado forjan nuestro presente, queramos o no, nos enseña a encontrar la lección de supervivencia ante el sufrimiento. Una lectura con pasajes duros y dolorosos y otros entrañables pero, sobre todo, sobrecogedora.

citas

☙ Él era un ángel en aquel palacio de barro y de cemento. ❧

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s