La magia simpática en la actualidad

Altar de Pleno Invierno 2016
 

La magia simpática es la más primitiva que conocemos. Ya en la época de las cavernas el hombre representaba mediante estatuillas la pieza que deseaba cazar y le “daba caza” clavándole pequeñas lanzas. Incluso las pinturas rupestres son otro ejemplo de magia simpática. Esta es sin duda una magia poderosa porque une dos factores muy importantes: la voluntad y la visualización. Al realizar cualquier práctica de magia simpática estamos expresando de manera directa lo que anhelamos y le estamos dando una intención concreta con nuestras acciones, es decir, estamos poniendo nuestra voluntad para que funcione. Y para ello, visualizamos de manera física —ya sean imágenes, figuras y diversos objetos— y emulamos en ellos aquello que buscamos conseguir. Hay tantas maneras de llevar a cabo esta práctica como personas hay en el mundo porque cada una tendrá su manera de expresar sus necesidades.

Hay quienes utilizan las nuevas tecnologías para conseguir su propósito, tomando una imagen de una zona donde desean un clima concreto y colocando sobre ella una imagen de un icono que represente ese clima. También puede usarse rellenando un examen con las respuestas correctas y escribiendo la nota máxima en lo alto con enormes números rojos para visualizar el aprobado con buena nota; dejando una pluma y un papel junto a un libro de mucha fama para lograr inspiración… Quiero exponer como ejemplo el ritual que llevé yo a cabo el pasado 17 de octubre. La noche anterior, numerosos incendios se apoderaron de Galicia y era precioso que lloviera porque el viento los estaba propagando. Decidí juntar mis plantas y rodearlas con velas para representar la vegetación ardiendo. Después asperjaría con agua hasta apagar las velas. Debido a que vi que encharcaría demasiado la zona de mis plantas y que algún animal podía volcar las velas, cambié de parecer y dentro de mi caldero coloqué una planta y la rodeé con cuatro velas de té. Lo coloqué en mi altar para evitar sustos con los animales y asperjé con agua. Comenté en mis Redes Sociales este pequeño ritual fácil de ejecutar por cualquiera y algunos se unieron a mi idea. Y en Galicia llovió.

¿Fui yo quien consiguió la lluvia? No. Era algo muy grande que con la voluntad de una sola persona no podría haberse solucionado. Tampoco fuimos aquellos que llevamos a cabo este ritual porque otros con sus medios lo harían de otro modo. Lo que consiguió la lluvia fue la voluntad y la visualización. Todos queríamos que acabase el fuego, todos pensábamos en la lluvia cayendo y ayudando a extinguir las llamas. Y la voluntad de uno es fuerte pero la de muchos, es aún más poderosa.
Un tipo de magia simpática que veo mucho últimamente son los tableros de visión —o vision board— en los que se colocan imágenes, carteles y objetos que infunden ánimos o despiertan la inspiración con solo verlo. Otros prefieren llenarlo de aquello que les gustaría conseguir —fotos de un lugar que quieren visitar, una foto de un décimo de lotería premiado…— para no perder la esperanza de que pueden lograr lo que anhelan.
Con Janet aprendí otro modo muy práctico que implica el uso de cartas del tarot. Por ejemplo, para acabar con la relación que une a dos personas —normalmente cuando esta es tóxica— se eligen dos cartas del mazo que representen a cada una de ellas lo mejor posible y se unen mediante una cuerda o lana del color que corresponda a lo que se quiera representar. Con unas tijeras se corta la cuerda que las une para separarlas y el vínculo se visualiza como roto. Pero, ¿qué pasa cuando no hay cartas? Sirven fotos de esas personas. E incluso dos velas, con los nombres escritos con la ayuda de una aguja y ungidas en aceite de oliva. Los recursos son infinitos, solo hay que saber buscarlos y adaptarlos a lo que necesitamos.
Aún hoy en muchos rituales de festividades se utiliza la magia simpática para representar lo que se celebra. Por ejemplo, en el pleno invierno (Imbolc en wicca), puede colocarse en una cazuela de barro una base de tierra y sobre esta unas flores que se cubrirán con hielo picado. Esto representará la tierra cubierta de hielo y nieve del invierno. Una vela en el centro simbolizará el calor que regresa y, poco a poco, el hielo se irá deshaciendo dando paso a las flores que había debajo, del mismo modo que sucede en primavera con la llegada del calor (gracias a mi querido Brujo Shiva por esta idea que lleva implantada en mi casa desde hace ya cuatro años).
Seguro que vosotros encontraréis vuestro propio modo de practicar la magia simpática o ya tenéis algunos métodos establecidos. Me encantaría conocer vuestra manera de practicar porque compartiendo aprendemos entre todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s