Luna nueva. Ritual sencillo



 

Comparto con vosotros un sencillo ritual de luna nueva, muy útil cuando no se dispone de mucho tiempo. Está elaborado por mí y sois libres de realizar las modificaciones que preciséis y deseéis. Está pensado para aquellos que empiezan y quieren soltarse un poco a la hora de celebrar lunas y festividades pero se echan para atrás por falta de herramientas. También es para aquellos que no disponen de tiempo —o ganas— suficientes para algo más elaborado. 

Herramientas:

• Vela blanca

• Vela negra

• Aceite de oliva

• Mechero/cerillas

• Papel y boli

• Representaciones de los elementos (tierra, aire, fuego y agua)

• Una piedra/cristal

• Caldero o un recipiente resistente al calor (cazuela)

• Toallitas de bebé (para limpiarse las manos)

• Opcional: mantel y ropa de color negro. 

Soy partidaria de que los rituales lunares se realicen a medianoche pero, comprendo que las rutinas de cada uno le obligarán a realizarlos en un horario diferente. 

 

Al ponernos ante el altar, observar los objetos que lo componer y meditar por qué hemos elegido esos y no otros. En un papel escribiremos aquello que deseamos desterrar y en otro nuestros nuevos proyectos. Ungiremos con la punta de los dedos la vela blanca con aceite de oliva desde la base a la mecha y viceversa con movimientos suaves y circulantes, otorgándole el poder de canalizar nuestros proyectos. Haremos lo mismo con la vela negra pero en este caso otorgándole el poder del destierro. Nos limpiamos las manos con las toallitas y, encendemos la vela negra. Con la nota de los destierros en la mano, pronunciamos unas palabras que refuercen nuestra voluntad y procedemos a quemar en la llama de la vela nuestro papel, dejándolo en el caldero o recipiente elegido. Procederemos a repetir este paso con la vela blanca y con la nota de los proyectos, en este caso, con palabras motivadoras que refuercen nuestra voluntad. 

Tras esto, procederemos a limpiar la piedra seleccionada para eliminar de ella cualquier impureza (puede pasarse por agua, incienso y sal o asperjarse con agua salada y luego pasar por el humo del incienso). Dejaremos para último lugar el fuego ya que será ahí cuando la pasaremos sobre la llama de la vela negra (destierro) y luego susurraremos a la piedra el propósito que queremos darle y la pasaremos por la llama de la vela blanca. Así, habréis limpiado y programado de manera sencilla vuestra piedra. Podéis dejarla junto a una ventana toda la noche o sobre el altar. 

Las velas blanca y negra pueden guardarse para próximos rituales de luna nueva, aunque precisarán ser ungidas de nuevo cada vez que vayan a usarse. 

Sencillo, ¿verdad? Si tras esto hay otros trabajos que se lleven a cabo en vuestras tradiciones, por supuesto, aprovechad el momento. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s