Mis escritos·Relatos

La lluvia

152c964785589020581763074896

Llueve. Con esa lluvia incesante que llega hasta los huesos, que atraviesa la piel, perforándola con la misma fiereza que las dentelladas de un perro hambriento cuyo único objetivo es desgarrar y asesinar. Llueve y alzas la mirada al cielo clamando por un poco de clemencia, para que las gotas que caen no te alcancen o para que aparezca un milagroso paraguas que te proteja de ellas. Llueve. Pero no es agua lo que cae a tu alrededor, no es agua lo que empapa tu ropa. Llueve. Y en tu mundo, desde hace meses, la gente no teme a las gotas de lluvia. No corre a resguardarse de ellas, es más, rezan para que lleguen. Pero no es agua lo que llueve para ti, sino metralla, que atraviesa tu cuerpo en el campo de batalla, dejándote malherido en un suelo repleto de charcos rojos mientras una idea atraviesa tu mente: “tanto odio… ¿para qué?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s