Iniciativas·Mis escritos·Tírame un cuento

Tírame un cuento #2

Aquí vengo otra semana más con el juego “Tírame un cuento“. Espero que poco a poco, vaya teniendo más comentarios y, con estos, más cuentos y relatos de vuestra propia cosecha a raíz de las tiradas que vayan saliendo. Hoy ha salido esto:

Foto 7-6-18 17 15 46

  • Hacha
  • Cámara de fotos
  • Destello/desaparecer
  • Habichuelas
  • Cáliz/copa
  • Submarino
  • Palacio
  • Virus/enfermedad
  • Montañas
¿Qué os parece? Tienen unas manos que parecen los pies de otro… ¡Menudas cosas han salido! Voy ahora con nuestro cuento inventado para vosotros y os recordamos que esperamos los vuestros en los comentarios.
Aquella tarde, Michael y Jane estaban confinados en casa por culpa de la varicela (virus/enfermedad) que compartían. Para no aburrirse, decidieron abrir el cajón donde estaban las viejas fotografías (cámara de fotos) familiares en las que aparecían sus padres, quienes en otras épocas habían sido buscadores de tesoros perdidos. Encontraron una en la que se los veía dentro de un submarino (submarino).
¡Mira, Jane! Esto es de cuando buscaban el Grial (cáliz/copa) perdido de Avalon —dijo Michael, emocionado.
Jane era muy pequeña cuando sus padres llevaron acabo aquella hazaña, por lo que no sabía muy bien de qué hablaba su hermano
Mamá me contó que en un castillo (palacio) de Britania vivió una mujer llamada Morgana, a quien todos consideraban una bruja cuando realmente era una sacerdotisa que guardaba el Grial de la Vida Eterna. Dicen, que cuando su hermano, el rey Arturo, murió, ella desapareció (destello/desaparecery que el Grial no volvió a encontrarse jamás.
Jane escuchó durante el resto de la tarde las historias que le contaba su hermano mayor. Se imaginó a sí misma junto a él, recorriendo el mundo en busca de aquella copa que parecía tan especial.
¿Dónde está Avalon? —quiso saber la pequeña —. Quizá esté enterrado allí, podríamos pedirles a papá y mamá ir con ellos y volver a buscarlo…
Avalon era una isla legendaria, ni siquiera es seguro que sea real. Dicen que se encuentra en Glastonbury, donde en lo alto de una cima (montañas) se encuentra una torre conocida como la Glastonbury Tor pero siempre está vigilada por…
¡Seguro que está ahí! —dijo ella entusiasmada —. ¿No lo ves? Por eso está vigilada —. La niña ya dejaba volar su imaginación.
Michael se levantó para avivar las llamas de la chimenea, moviendo la leña con un atizador de hierro y regresó a sentarse al lado de su hermana, que seguía imaginando cómo sería llegar a Avalon y conseguir el Grial. Pasaban las horas y las ansias de aventuras de Jane terminaron siendo contagiosas. No supieron lo tarde que era hasta que la puerta se abrió y vieron llegar a su padre cargando el hacha (hacha) en una mano y la cuerda para arrastrar el trineo repleto de leña en en la otra.
¿Todavía estáis aquí con las fotos? Hace rato que mamá tiene la mesa puesta para cenar—les dijo el recién llegado.
Los niños se pusieron en pie, guardaron las viejas fotografías en una caja y esta en un cajón de la cómoda junto a la chimenea. Fueron a la cocina, donde su madre servía su plato preferido: habas (habichuelas) con jamón recubiertas de bechamel. Nadie hablo mientras comían y a Jane se le empezaban a acumular las palabras en la boca junto con la comida y, finalmente, tuvo que escupir lo que necesitaba expresar:
¡Vamos a buscar el Grial! —sus padres la miraron extrañados y se encogieron de hombros sin saber a qué se refería —. Michael me ha dicho que hace años, cuando éramos pequeños, fuisteis en un submarino en busca de una copa mágica.
Los padres no pudieron contener la risa y, finalmente, fue la madre quien pudo aclararse la garganta y hablar primero.
¡Oh, Jane, cielo! Son las fotos de una película en la que trabajábamos. No era real, era parte del rodaje.
Michael se empezó a desternillar de la risa, había vuelto a tomarle el pelo a Jane. Ella, se cruzó de brazos, muy ofendida.
No tiene gracia
Vamos, Jane…  mientras te hablaba de todo eso, no te has rascado ni una sola vez.
Era cierto, la niña llevaba todo el día quejándose de los picores y a su hermano se le había ocurrido aquella artimaña para mantenerla distraída y que no pensara en la varicela.
¡Es verdad! Ha sido la magia del Grial, ¡me ha curado!
Todos rieron ahora ante la ocurrencia de a pequeña, que no terminaba de comprender dónde estaba la gracia. En su mente, aún maquinaba cómo llegar a Avalon cuando fuera mayor.
FIN

Espero que os haya gustado. ¡Mostradme vuestras historias en los comentarios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s