Relatos

La pesca

Foto 31-5-18 12 37 40

Hoy vengo con una imagen que me envió mi amiga Ana Añó, el hombre de la imagen es su marido y, aunque he tenido que recortarla para que encajase mejor con el formato del blog, no ha perdido su belleza.

7504dae8685b586e32789d3f2b95bd93

Cada día, sin faltar uno, tenía una cita con el mar y el horizonte teñido de tonalidades rosas y violáceas. Sus mejores galas constaban de un bañador y como complemento, su red. Muchos se reían de él y de sus vanos intentos por lograr obtener del mar uno de sus tesoros pero él seguía acudiendo día tras día, aunque lloviera, a aquel mismo lugar, siempre a la misma hora. Para muchos se había convertido ya en un espectáculo cotidiano verle entrar en las aguas tranquilas, observando cómo estas le abrazaban hasta alcanzar la cintura y cómo ninguna ola osaba jamás acariciarle por encima de esa altura, como si hasta el mismísimo mar le respetase. Con gráciles movimientos, lanzaba su red y miraba cómo caía elegantemente sobre el mar, sumergiéndose poco a poco a la espera de unos peces que parecían esquivarla. Y, a pesar de todos sus vanos intentos por pescar, cada vez que salía del agua con su red vacía, una misteriosa sonrisa de satisfacción se dibujaba en sus labios. ¿Por qué esa felicidad, cuando no había conseguido nada del mar?

Porque él no iba en busca de peces. Buscaba la paz tras un largo día de trabajo y preocupaciones y eso solo lo o podía conseguir con su red, a solas con el mar. Hubo un tiempo en el que se hablaba del Pescador de hombres, en Valencia se habla del Pescador de la Paz.

2 comentarios sobre “La pesca

  1. Que bonito Sonia, me ha emocionado leer esta historia tan bella. Nunca nadie me había hecho nada parecido referente al mar que yo amo tanto. Ten por seguro que lo guardaré para siempre en mi corazón . Beso.

    Me gusta

    1. Me alegra que te guste, compartimos pasión por el mar, creo que por eso ha sido tan fácil escribirlo, prácticamente es como yo me siento cuando estoy cerca de él: paz, calma… en mis peores momentos, el mar siempre ha sabido ser ese apoyo silencioso.

      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s