Mi Samhain

Desde hace más de quince años celebro Samhain cada 31 de octubre. Normalmente no celebro solo esa noche Dino los días previos y posteriores, a veces puedo estar una semana dedicándome al altar y a actividades relacionadas con esta festividad. Suelo colocar el mantel y las fotos de difuntos el primer día, otro coloco veladoras, otro las ofrendas… lo que siempre hago todos esos días es hablarles. Al pasar por el altar o mientras lo monto, les dedico unas palabras. A veces a uno de ellos en concreto y otras a todos en general.
Nunca faltan las fotos de mis difuntos (mi abuelo Antonio, mi abuela Inés, mi bisabuela Antonia —aunque yo la llamaba “abuela vieja”—, mi tía Mari, mi abuelo Kiko y mi abuela Cathy). Este año ha pasado algo curioso y es que siempre guardo las fotos juntas en una caja con sus marcos y sus cuencos de cristal para las ofrendas. Siempre están todos juntos. Este año la foto de mi abuela Cathy no ha aparecido ni tampoco su cuenco. Esto me ha hecho pensar. Quizá debo empezar a ser más honesta con mi altar. Desde hace muchos años estoy desvinculada de la familia de mi madre. Desde que me casé y me fui a Austria. Toda su familia me ignoro los casi siete años que estuve allí. Ni llamadas, ni cartas… nada. Y siempre he renegado de ellos por eso. Entonces me pregunto, ¿por qué sigo colocando sus fotos y sus comidas preferidas cada Samhain? Supongo que por tradición, costumbre y respeto.
Este año he tardado más en montar el altar, justo lo monté la noche del 31, porque estuve cosiendo un mantel y lo lavé al acabar la labor pero hasta la tarde del 31 no se secó. Aquí os dejo foto del dibujo del mantel.
Intento mantenerme fiel a la tradición de ponerles velas y ofrendas a los difuntos y de hacer una meditación donde desterrar lo malo del año y hacer propósitos para el siguiente. Si bien antes decoraba siempre alguna calabaza y la colocaba en el altar, este año no he sentido que me represente esa tradición y he prescindido de ella.
Me gusta en esta época comer crema de calabaza por ser un producto de la época y beber mistela, una bebida típica valenciana.
Hay varios textos y canciones que leo y canto en la noche de Samhain y que tenéis recopilados en esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s