Un Yule unido

Mucha gente ve en las fiestas de invierno algo que marca la diferencia este nuestras diferencias religiosas. Aunque es cierto que hay diferencias teológicas en las distintas fes, hay puntos comunes que los unen  en nuestra humanidad y comunidad. No necesitamos pensar exactamente igual para celebrar las alegrías de esta estación juntos. Yule es una época maravillosa para practicar la magia de la unidad. 

Yule puede ser visto como una celebración pagana y religiosa que se lleva a cabo durante el solsticio de invierno pero el solsticio en sí mismo es un evento glorioso y muy compartido. Es una maravilla natural… que no pertenece a ninguna fe en concreto. De hecho, es difícil encontrar oposición hacia esta ocasión, aunque siempre hay señores Scrooge sueltos por el mundo (¡parece que siempre hay mínimo uno!). Considero que todos, paganos y no paganos, deberíamos abrazar la celebración del solsticio y de la alegría que trae consigo y promoverlo y reclamarlo como el unificador que puede ser. 

Básicamente, el solsticio de invierno es el día más corto y la noche más larga del año. Pero la época del año de Yule no incluye sólo este maravilloso evento astronómico sino también varias festividades espirituales. Estas festividades, numerosas para ser citadas ahora aquí, suelen incluir mensajes como la esperanza, buena voluntad, caridad, tiempo en familia y con seres amados y eventos comunitarios, fiestas, conciertos y concursos. 

Luz espiritual y sabiduría 

Si bien para muchas personas es fácil volverse introspectivo en esta época del año, te pido que no resistas el impulso totalmente, sino que lo canalices en otra dirección. Yule es considerado j a festividad del regreso de la luz. Después de todo, una vez pasado el solsticio de invierno, los días comienzan a alargarse. El Sol, siendo el gran ser y espíritu que es para nosotros, es un buen recordatorio de la luz espiritual y la sabiduría. Luz espiritual y sabiduría, maravillas naturales del solsticio de invierno, son compartidas entre nosotros, independientemente de la tradición que sigamos. Es una buena época para usar ese espíritu para iluminar no solo con con la fe pagana hacia otros (de manera no intensiva) sino para aprender también sobre la fe de otros que quizá desconocemos o no comprendemos del todo. Si tienes amigos o miembros en tu comunidad con una fe diferente a la tuya pero que son amigables, respetuosos y comprensivos ante tus creencias, no tengas miedo de aceptar una invitación para participar en sus celebraciones de esta época de año. No tengas miedo de acudir a una Misa del Gallo con un miembro de tu familia o un migo, o de celebrar la cena de Hannukkah, por ejemplo. Ten en cuenta que he hablado de gente respetuosa ante tus creencias, no animo a nadie a embarcarse en una misión de conversión hacia otra religión. ¡Todos evitamos eso! Comprendo que, como miembros de lo denominado una religión minoritaria”, en ocasiones nos sentimos un poco ignorados o perseguidos, sobre todo cuando una única religión mayoritaria consigue la máxima atención en televisión y en eventos públicos. Aún así, la “guerra de Navidad” no existe. No es un llamado para que lo sea. Aceptar la invitación de un ser querido a una de sus celebraciones de su fe puede dar pie a futuras invitaciones a esa persona para conocer tu tradición. La mayoría de estas fiestas traen consigo la recolección de grandes valores y sabiduría adquiridos con la experiencia de haber compartido eventos de la fe de otros. Puede incluso servir para, a pesar de las diferencias, remarcar temas comunes. La esperanza y la alegría son la esencia recurrente de la mayoría de celebraciones de invierno, como es el nacimiento del Sol, el retorno del Sol, el milagro representado mediante las luces de Hannukkah o las lecciones de Ganesha durante Pancha Ganapati.

Cuando mi marido y yo vivíamos en él área del Triángulo de Carolina del Norte, acudimos a una iglesia universalista unitaria. Mi marido era parte del equipo audiovisual y, aunque ambos éramos paganos, acudimos de manera voluntaria a ayudar con el sistema audiovisual durante los servicios de Nochebuena. El estilo de una misa del Gallo en una iglesia universal unitaria, incluso narrando en ocasiones la historia de la Natividad, no es lo que podríamos llamar de toque tradicional… ¡agrega referencias al solsticio cuando resultan adecuadas! Este fue un modo de apoyar una comunidad con los miembros más orientados al cristianismo de la comunidad. Disfrutemos el servicio muchísimo. Otras Iglesias hacen mayor hincapié en referencias bíblicas, pero si estas entre seres queridos, te recomiendo que te sumerjas en el mensaje, más que en los nombres o lugares que aparecen en la historia. Muchos mensajes de esta época del año son sobre compasión. De hecho, si cambias algunos nombres en muchas de las historias, verás que se parece mucho a nuestros mitos paganos. De repente, estamos empezando a celebrar las mismas cosas. 

Enseñanzas compartidas

A veces no necesitas alejarte mucho de cada para encontrar oportunidades interculturales para trabajar la unidad durante estas fiestas. Los padres de nuestros ahijados pertenecen a diferentes fes. La madre es una bruja moderna y pagana chamana y el padre es budista. Naturalmente, estas tradiciones son ligeramente compatibles entre ellas. Aún así, hay que realizar un esfuerzo considerable en estas fechas y celebraciones para incluir tradiciones de ambas fes, algo fácil cuando se comparte terreno teológico. Ambas fes enseñan compasión hacia todo ser viviente, respeto a los demás y esforzarse en entender a aquellos que son diferentes. Casualmente, esas enseñanzas son gran parte de la motivación para crear este artículo y temas que explorar en esta época del año. 

Las familias con mezclas de fes no son tan poco comunes y raramente viven en conflicto. Muchos dicen que están condenadas al fracaso pero son muchas las que consiguen vivir en armonía con un éxito rotundo. El éxito depende de comprender que aunque nuestras creencias tengan historias y rituales diferentes, compartimos valores y metas fundamentales comunes. Estas exitosas familias de fe combinadas no solo encuentran sino que celebran sus puntos en común. Muchos de ellos participan en la religión de los otros. Las parejas de fes mezcladas normalmente educan a sus hijos en ambas fes, permitiéndoles elegir sus creencias por sí mismos cuando tienen la edad suficiente. Me he encontrado en varias ocasiones este tipo de niños con esta educación que deciden no elegir entre una y otra sino mantener ambas. Cuando diálogo con ellos, las similitudes son tan fuertes que ellos han resuelto cualquier conflicto existente por ellos mismos. He acudido a muchos Sabbats paganos de carácter abierto donde cónyuges no paganos han acudido con sus parejas y participado alegremente. 

Muchos de los eventos de esta época no están ligados a una fe específica y pueden ayudar a reforzar el espíritu de comunidad y de la estación. Los eventos de caridad suelen ser un pilar popular. Las organizaciones benéficas necesitan ayuda para asistir a quienes cuidan durante todo el año pero reciben especial atención durante estas fiestas. La mayoría de estos grupos agradecen la recepción tanto de dinero como de tiempo invertido, por lo que cualquiera puede ayudar. Hay muchas causas con las que colaborar como por ejemplo asistir a los sin techo o ayudar a animales —salvajes o domésticos— mediante refugios y organizaciones de rescate o mediante grupos de preservación y defensa de la vida salvaje. Concienciar al mundo sobre la muerte inmerecida de poblaciones de animales salvajes o ayudar a servir en un comedor social son actividades bastante apropiadas para esta época. Mediante estas acciones de servicio, seguramente te encontrarás trabajando con gente con diferentes fes de la tuya pero que abraza las mismas creencias, moral y valores que tú. 

Los juegos de luces son otro claro ejemplo. Actualmente vivo en él área de Boston. Cada año, el mercado de Quincy de Boston se decora con guirnaldas de hoja perenne, luces enrolladas alrededor de los árboles y un enorme árbol de invierno en el centro. Cada noche, alrededor de la puesta de sol, hay espectáculos de luces acompañados de música. El árbol oficial de las fiestas es en sí mismo un ejemplo de comunidad y unidad puesto que cada año, desde 1971, este árbol ha sido un regalo de Nueva Escocia a Boston. Es un regalo de agradecimiento a Boston por la ayuda prestada a la gente de Nueva Escocia tras la tragedia de la explosión de Halifax, donde un carguero francés que portaba explosivos, explotó al colisionar accidentalmente. Para aquellos que conocen la historia tras el árbol, sirve como un símbolo de buena voluntad y compasión hacia nuestros vecinos en tiempos de necesidad. Antes de Año Nuevo,m y aún dentro de los dominios de Yule, Boston tiene lo que se denomina aquí como las celebraciones de la Primera Noche y el Primer Día. Entre las numerosas actividades asociadas a este evento, se encuentran actuaciones musicales y exposiciones de figuras de hielo por toda la ciudad, algunas de ellas a gran escala. Este tipo de eventos reúne a gente de diferentes tradiciones religiosas para celebrar, consciente e inconscientemente, las maravillas del invierno, la comunidad, el crecimiento de la luz (literal, espiritual y metafóricamente), la esperanza, la buena voluntad y los nuevos comienzos. Puedes encontrar gente portando pentáculos, crucifijos, hábitos de monja, saris hindúes, hijabs, yarmulkes o simplemente jerséis de punto trenzado. Uno se da cuenta que, a pesar de nuestras diferencias, no somos tan diferentes. 

Estos eventos que a la vista no parecen religiosos reúne a la gente para celebrar temas que ya he mencionado, tales como comunidad, alegría, esperanza y las maravillas naturales de la estación. Posiblemente no piensen en ello de manera activa, pero si damos un paso atrás para verlo con mayor enfoque, apreciaremos lo que realmente sucede. Hay una chispa en todos nosotros que, independientemente de la fe, nos hace sentir la maravilla y la magia en la primera nevada, la belleza de los carámbanos colgando de la repisa, la comodidad de estar cerca de un querido miembro de la familia que quizás no hayamos visto durante todo el año, o la construcción de un muñeco de nieve y entrando después en calor con unos calcetines de punto hechos a mano y con una taza de chocolate caliente. Hay magia en encontrarse con amigos y familia cantando en conciertos estacionales o recibiendo de un vecino un plato de una receta recién horneada, estos son actos de tejer una red de unidad. Las experiencias comunes y las conexiones compartidas son las fibras que hacen crecer con fuerza la magia de esta estación. 

El solsticio nos pertenece y todos estamos juntos en este enorme planeta azul. Espero que puedas inspirarte mediante el regreso de La Luz para convertirlo en un tema de tus celebraciones, usando tu luz propia para brillar fuerte y tejer una mágica red de unidad de Yule. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s