Reseña: Colección Cuentos en tribu

 
Autora: Cristina Romero
Ilustrador: Francisco Marín
Libros: El libro rojo de las niñas, el libro dorado de los niños, el libro violeta más allá del rosa y el azul y el libro rosado del amor
Género: Libro ilustrado
Fecha de publicación: 2016-2018
Editorial:  OB STARE
 
 

Reseña

He decidido hacer la reseña de los cuatro libros juntos ya que sería repetirme en todas y así quedará todo más recogido. Debo decir que adquirí estos libros pensando en mis hijos (de dieciséis y doce años), creyendo que serían los típicos que les muestran los cambios físicos, sociales y mentales por los que atraviesan a estas edades. Me encontré con que son pequeños libros ilustrados de unas cuarenta páginas donde más de la mitad son ilustraciones y las que llevan texto rara vez superan una sola oración como contenido para leer. El mensaje en todos ellos es el amor por nosotros mismos, el aceptar los cambios de nuestros cuerpos y a no dejarnos restringir por la sociedad. El amor propio por encima de todo. Podrían ser cuentos infantiles, para leer antes de dormir pero incluso para eso me parecen escasos de contenido.

El libro rojo de las niñas habla del poder en las mujeres, tanto unidas como por separado. Habla de la unión entre mujeres para ser más fuertes y para ayudarnos en momentos de flaqueza. El libro dorado de los niños manda exactamente el mismo mensaje, de hecho, el texto es casi idéntico, cambiando el género femenino a masculino algo que nos dice “solo os diferencia esto, pero la esencia es la misma en ambos“. Pero en las ilustraciones del libro rojo ponen a las niñas con lobos, conocidos por vivir en manada, por protegerse unos a otros y en el de los niños, aparecen dragones, siempre considerados fieros y poderosos y no precisamente conocidos por vivir en manada. Y aquí es donde veo el error. Hacer que las niñas se identifiquen con un ser que necesita a su manada y a los niños con un ser mitológico solitario. Así mismo, según ambos libros avanzan, se aprecia cómo el mensaje cambia según a quién va dirigido. A las niñas se les habla de su conexión con la naturaleza mediante la menstruación, de su necesidad de aislarse. A los niños se les dice que no es malo llorar, que no oculten lo que sienten. Con las niñas, este mensaje parece que no es necesario, dando por hecho que somos sensible y lloronas por naturaleza y que es nuestro privilegio, pero a los niños se les tiene que explicar que también lo es de ellos. Creo que este punto debería reflejarse en ambos libros porque a las niñas también se les pide que no lloren (“ya eres mayor, no llores como una niña pequeña”, “vaya drama estás montando…”).

El poder de obedecerte e ir siempre a favor de ti misma. El poder que te lleva a escuchar y respetar la vida, con sus ciclos y sus ritmos, allá donde tú estás.

Ese poder que despierta al obedecerte a ti mismo es el que te lleva a proteger la vida con sus ciclos y sus ritmos, allá donde tú estás.

Te permite reciclar tu cuerpo, tu mente, tus emociones, tu energía y tu espíritu. Como si una parte de ti misma renaciera de nuevo, mes a mes, luna a luna.

Los silencios, los descansos y la oscuridad nos nutren y nos regeneran. Nos permiten crear nuevas raíces y apagar la mente cuando lo que necesitamos es escuchar a nuestro corazón.

No le des demasiado valor ni te esfuerces por agradar a los demás. Es una tarea imposible que te alejará de ti mismo.

Los hombres y los niños lloramos. Así liberamos el dolor, la tensión, la frustración y la tristeza. Sin dejarlas atrapadas dentro. Llorar es un regalo que nos brinda nuestra naturaleza humana.

Cuando sientas que tu corazón se aleja de los demás, a punto de endurecerse, busca espacio y tiempo para volver a conectar contigo mismo, hasta que recuperes la alegría y la confianza en la Vida.

Las heridas no necesitan que las escondas. Necesitan aire, amor y tiempo para sanar.

No dejes que las leyes ni las ideas vuelvan demasiado rectos ni rígidos tus músculos ni tu corazón.

El libro violeta marca para mí la mayor diferencia entre estos cuatro libros. Nos habla de cómo los indios reconocían hasta cinco géneros y no diferenciaban mediante etiquetas, ropajes o peinados a estos. Habla de no aceptar etiquetas que nos impongan, de nacer ya con un nombre que se nos asigna solo por nacer con un género u otro y de no tener que aceptarlo si esto no es lo que sentimos que somos. Es quizá el más revelador de todos, ya que trata el tema de manera sencilla, como en un cuento, y clara y concisa.

Y cada persona tenía la libertad para crecer y amar a su manera, sin juicios a su alrededor.

Nuestro mundo se empeña en hacernos encajar a todos en dos moldes duros, rígidos y a menudo dolorosos.

Pero el amor no entiende de condiciones. El amor ve más allá de los cambiantes y relativos moldes culturales.

El amor te da espacio para que te descubras poco a poco, para que no necesites camuflar lo que de verdad eres: una persona maravillosa y única, irrepetible.

Para traspasar las fronteras de lo aceptado culturalmente, necesitarás de un entorno que te apoye. O que, al fin, el fuego de tu corazón sea más fuerte que tus miedos.
 

No olvides que ser “normal” es solo una mentira, una trampa. Quiere decir “ser como los demás dicen que seas”. Vivir según las ideas de otros.

Eres algo extraordinario. Eres un milagro.

El libro rosado habla del amor y respeto al cuerpo femenino enseñando a las niñas a qué significa y cómo aparece su sexualidad, a que la respeten y la hagan respetar. Habla del consentimiento en el ámbito sexual pero se olvidan de que los niños, los hombres, también sufren abusos sexuales y que este mismo libro podría hablarles a ellos también, que también conozcan, amen, respeten y hagan respetar su cuerpo y saber cuándo poner límites. 

Tu cuerpo es solo tuyo. Eres tú quien elige qué SÍ y qué NO quieres hacer con él. Que nadie te haga dudar de ello.

… pero merecías crecer en un entorno seguro y libre de toda violencia. No fue culpa tuya que así no fuese. No fue culpa tuya nada de lo que ocurrió.

Alza tu voz diciendo BASTA, y pide ayuda. Mereces encontrar, crecer y vivir en un entorno seguro.
 

Eres libre. Ámate completa allí a donde vayas. 

Conocer tu cuerpo es el primer paso para saber lo que sí quieres y lo que no en compañía.

Quien pueda seguirte en tu camino de respeto es quien verdaderamente te ama.

El amor en pareja no es sufrimiento ni sacrificio. Ni puede existir donde hay ningún tipo de violencia.

El amor que buscas fuera lo encontrarás al respetar tus necesidades, tus emociones y tu cuerpo.
 
La única puerta al amor verdadero la tienes cuando te colocas en el lugar del respeto por ti misma.
 
La idea de estos libros es preciosa: enseñar a los niños desde pequeños a conocerse, amarse y respetarse para que les puedan conocer, amar y respetar pero creo que en algunos momentos, los autores han perdido el rumbo y el enfoque no ha sido el adecuado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s