Iglesia de Santa Catalina

El jueves pasado salí a comprar un libro que había adquirido por TodoColección y, en el camino aproveché para visitar la iglesia de Santa Catalina, la cual ya conocía pero, en todos estos años no me había parado a entrar a verla por dentro. Es un templo gótico que se construyó sobre una mezquita. Se la caracteriza por su torre barroca, que aún no he visitado —me da pereza pagar por subir tantas escaleras, ¿qué le vamos a hacer—. Os copio aquí la información que leí en la iglesia donde se pueden apreciar los cambios que esta ha ido sufriendo a lo largo de la historia. Espero que os guste tanto como a mí.

Cuando en 1238 el rey Jaume I conquista la ciudad dicta una serie de disposiciones encaminadas a restaurar el culto cristiano y a organizar la estructura parroquial. Diez mezquitas de la ciudad se convirtieron en iglesias y se les asignó una demarcación o territorio. Esta demarcación no solo era un instrumento de cristianización, organización y control eclesiástico de la vida vecinal —los fieles eran bautizados, instruidos y enterrados en la parroquia—, sino también un instrumento administrativo y político útil para el gobierno de la ciudad, de hecho, el Consell municipal estaba formado por representantes elegidos en las diferentes parroquias.

El distrito de Santa Catalina coincidía con la antigua zona comercial islámica y conserva aún en la actualidad elementos del trazado urbano heredados de esta época: viario irregular , atzucacacs, calles quebradas y angostas…

La parroquia de Santa Catalina era eminentemente comercial y mercantil. A los pies de la iglesia se emplazaba la llotgeta del mustaçaf, funcionario encargado de la vigilancia de los mercados y de la higiene pública. Muy cerca del templo se encontraban las carnicerías y pescaderías (actual Plaza Redonda), más allá de la vieja lonja de mercaderes (hoy Plaza del Collado), verdadero centro de negocios de la ciudad, alrededor de la cual tenían sus oficinas los cambistas o banqueros y numerosos notarios. Importantes gremios desarrollaban su actividad en la demarcación como los plateros, cerrajeros, zapateros, tapineros o zurradores.

La vida de los vecinos giraba entorno al templo. Los feligreses intervenían en su administración como responsables de la economía y de las propiedades de la parroquia. También era un lugar para la eternidad. La mayoría de los parroquianos eran enterrados en fosas comunes en el cementerio situado a los pies de la iglesia, pero cada vez más ciutadans enriquecidos y cofradías gremiales elegían enterrarse en el interior del templo. La adjudicación de estas capillas funerarias, que conllevaba cuantiosos donativos, se convirtió en el principal soporte económico de la iglesia parroquial y permitía a la junta de obras garantizar la continuidad de la financiación para la conservación y amplificación del templo.

Arnau Valleriola, el financiero más importante de la Valencia de mediados del siglo XIV, fundó una de las capillas de la iglesia, bajo la advocación de Sant Bernat y Santa Llùcia. El azulejo que en ella se muestra tomaba parte del pavimento y en él se representan las armas de los Valleriola. Este motivo heráldico estaría presente en todos los elementos de la capilla como afirmación del linaje.

La iglesia de Santa Catalina acumula una constante labor de construcción y renovación a lo largo del tiempo. El proceso de transformación de la mezquita inicial en un templo gótico es mal conocido, aunque se sabe poco antes de 1276 se había derribado la mezquita para para reemplazarla por una iglesia construida a la manera cristiana. En 1316 la iglesia estaba en obras, construyéndose el primitivo campanario. A lo largo del siglo XIV continúan las obras de construcción hasta que a principios del siglo XV la iglesia alcanza su definitiva configuración.

Hasta el siglo XVIII el lado norte del imafronte o fachada a los pies tuvo siempre adosada una edificación, primero la llotgeta del mustassaf y luego, a partir de 1510, la sacristía y capilla de la Virgen de la Paz. Las múltiples huellas que se conservan en ese tramo de la fachada certifican esta insólita presencia.

Santa Catalina es la única iglesia parroquial de la ciudad que refleja en su planta el esquema de la Catedral. Se trata de una iglesia de tres naves, con capillas entre contraguertes y girola. El ingreso al templo se realiza por tres puertas que recaen a la Plaza de Santa Catalina, a la calle Tapinería y a la Plaza de la Virgen de la Paz, llamada antiguamente portal de la carnicería.

La reforma barroca clasista se iniciaría tardíamente, en 1740 y duraría hasta 1785; supondría la casi total renovación del templo. Las obras, que en conjunto suponían una fuerte transformación del espacio, consistieron en el revestimiento interior de la iglesia, el cegado del gran rosetón de los pies y de lo óculos, el cambio de cubierta, la construcción de las portadas de Tapinería y la correspondiente al imafronte y la reedificación de la fachada de la calle Tapinería. Durante estas obras también se desmontará el antiguo campanario situado a los pies de la iglesia en el lado sur. Las capillas sepulcrales o arcosolios del imafronte, en aquellos momentos abiertos hacia el interior del templo, se taparían utilizando para ello diversas piezas góticas, entre ellas, fragmentos de una escultura que representa a un obispo.

Lejos estaban de suponer los promotores del nuevo campanario que con el tiempo acabría significando un importante hito en la ciudad de Valencia. Al contrario que en otras iglesias parroquiales de la ciudad donde fue habitual el recrecido de las antiguas torres campanario, en Santa Catalina se buscó un nuevo emplazamiento situado en la cabecera del templo. Los parroquianos justificaron esta decisión “per que les fabriques sumptuoses sempre se an de fer y fabricar en puestos decents y desembarasats…”. En el fondo se buscaba obtener una potente presencia urbana y que el nuevo campanario tuviera una función propagandística en directa potencia con el campanario de la Catedral.

Entre 1688 y 1705 Valero y Juan Bautista Viñes levantaron la torre con no pocas dificultades económicas y constructivas, lo que se tradujo en una importante pérdida de calidad, más potente conforme se gana en altura.

La torre se desarrolla sobre traza hexagonal con una profusa ornamentación en el fuste y en el cuerpo de campanas y remata con una singular cúpula de una sola hoja de piedra tallada con ornamentación de escamas de pez. Sobre esta, una bola que representa el globo terráqueo y una veleta con los símbolos de la santa permiten alcanzar los 56.12 metros de altura.

El siglo XX comenzó para Santa Catalina con la pérdida en 1902 de su condición de parroquia y su progresivo abandono. El ideario urbanístico de la época tampoco le fue favorable, pues contemplaba la demolición del conjunto de la iglesia para prolongar la calle de la Paz, manteniendo, en el mejor de los casos, la torre como hito urbano en el centro de una plaza.

Durante el periodo de la guerra civil sufrió las consecuencias de los bombardeos lo que acrecentó su degradación. Almacén sanitario durante la contienda o intento de conversión en Museo Arqueológico tras ella fueron otros de los usos propuestos. Finalmente, en 1950 el Arzobispado confió el deteriorado templo a la Hermandad de Sacerdotes Operarios y entre los años 1952 y 1963 el arquitecto Luis Gay Ramos dirige importantes trabajos de “fortificación” y restauración dirigidos a detener el acelerado proceso de ruina y a recuperar su origen gótico. Con el fin de las obras quedaron pendientes la intervención en la torre y en las fachadas.

…las destrucciones por incendios, recubrimientos neoclásicos del siglo XVIII con desmoches del gótico y bombardeos de la pasada guerra han dejado triste huella. A pesar de lo expuesto puede apreciarse que no es imposible salvar esta estructura, si bien hay que restaurarla con sumo cuidado por el peligro que ofrece y reconstruirla muy a pesr nuestro en partes muy extensas”.

Luis Gay Ramos, arquitecto, 1952

El siglo XXI ha comenzado para Santa Catalina con buen pie: se han desarrollado actuaciones sobre la torre campanario, el imfronte de la plaza Virgen de la Paz y la fachada de la calle Tapinería. Todas ellas guiadas por el reconocimiento de la importancia que tiene cada uno de los momentos constructivos por los que ha pasado el templo.

En la sociedad actual el papel que ejercían los antiguos parroquianos como promotores de las obras de su iglesia ha sido sustituido por las instituciones públicas y por el patrocinio de las instituciones privadas. En este caso, la Generalitat Valenciana y la Fundación Caja Madrid.

La propia labor restaurativa no es sino una intervención voluntaria sobre el edificio que debe inscribirse en el Jargo cúmulo de transformaciones que a lo largo de los siglos han dejado su impronta en la fábrica, o dicho de otra manera, la propia labor restauratoria enriquece su labor patrimonial.

La restauración de la torre barroca se ha dirigido a consolidad la fábrica y a aportar soluciones para los problemas de cantería y de unión entre sillares, lo que supone la eliminación de los problemas constructivos originales. La aportación más novedosa es la recuperación de la cubierta original del remate de la torre, formada por una cúpula pétrea labrada en escama de pez.

El principal criterio de la puesta en valor del imafronte y de la fachada de la calle Tapinería ha consistido en la incorporación de todas las huellas y momentos constructivos que acumulan, y sugieren así un rompecabezas con múltiples interpretaciones: la imagen simétrica propuesta por el descubrimiento del óculo norte; las capillas sepulcrales o arcosolios pertenecientes al antiguo cementerio; la compleja y cambiante relación del imafronte con la cubierta; las alteraciones físicas vinculadas a movimientos deformaciones de la fábrica; las huellas de la sacristía y capilla de la Virgen de la Paz; las improntas de una supuesta escalera y la puerta superior…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s