El caldero de Cerridwen – Introducción

Su caldero era grande, pues contenía la sabiduría de todos los tiempos. Cerridwen dando por nombre a la poción: grial, formado por prímulas y wrightia, perifollo y verbena. Aunque ella conocía sus verdaderos nombres —pipa de Llew, plata de Gwion, berros de Taliesin—, no osaba nombrarlos en voz alta no fuera que conjurase un destino fatídico. Agregó el muérdago sagrado en su justa medida, para que los Antiguos bendijeran aquello que elaboraba. Entonces lo infusionó en el barro prensado convirtiéndolo en un mar salado que gorgoteó en su recipiente, más oscuro que mil mediasnoches. Hadas, dragones, o quizá brasas danzaron alrededor de la tina mientras el universo burbujeaba y se revolvía.
—Remueve esto pero no lo pruebes —advirtió a Gwion, mirando a su aprendiz con su único ojo bueno y legañoso. Entonces se marchó. ¿Hacia dónde? Los textos sagrados son inciertos respecto a esto. Quizá nunca se supo, quizá no puede decirse. Pero revelaron algo: que se fue por un año y un día mientras su sabiduría, su magia, farfullaba, y Gwion removía afanado día y noche con su larga cuchara de madera.
No preguntó siquiera a dónde partía su señora. Su encargo había sido claro. Solo una tarea: remover. Arrastrar la cuchara en la bebida prohibida en espirales, en sentido contrario a las agujas del reloj primero, y después a la inversa, esa era su labor. Eso era todo. Eso era suficiente, pues su señora era una dama de las Antiguas Sendas; nada carente de astucia y las artes y esto son cosas que alguien con un poco de sentido común temería. ¿Llegaría él algún día a conocer todos sus caminos algún día? No especuló pues no se les permitía a los de su condición. El silencio era parte de su empresa.
Pero la tentación era grande —como posiblemente sabría la gran Diosa Cerridwen. Y viéndose en la oportunidad, el pobre chico introdujo su dedo y lo chupó. Supo entonces sobre la vida y la muerte, sobre las vueltas de la existencia. Sabiduría, secretos, misterios, el arte de la magia y el amor lo llenaron. Pero sobre todo, se hizo más sabio.
El caldero de Cerridwen te espera a ti también.
La Wicca es una tradición chamánica, mágica y espiritual que puede guiarte hacia la sabiduría y la promesa del caldero Cerridwen. La palabra Wicca viene del inglés medio y significa “el poder de la sabiduría“. La sabiduría a la que se refiere es innata. Es la sabiduría de la naturaleza que habita dentro de todos nosotros —tú y yo incluídos— desde el día en que nacemos. Pero la mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas desconectados de la naturaleza y su preciado regalo de sabiduría. No hay que culparse de esta condición. La cultura, la historia, el género, la familia, la política y todos esos límites de la sabiduría convencional dan forma a nuestras psiques, nuestras vidas, desde la niñez. Estos son los velos que ocultan nuestro potencial humano de sabiduría y magia.
A través de la senda de la Wicca, aprendemos a penetrar esos velos, a aprovechar nuestro potencial, y descubrir una sabiduría innata, intuición, juicio y sentido. Toma su tiempo el llegar a confiar en el proceso y convertirse en alguien con esta sabiduría —al igual que lleva su tiempo que la savia congelada bajo la nieve vuelva a fluir para revitalizar las ramas del árbol y que estas broten y florezcan. Este es el camino de la naturaleza.
Así es el modo tradicional en el que los maestros de las Antiguas Artes han enseñado a sus aprendices a través de los tiempos. La marchita leñadora lleva su carga hacia el oscuro bosque para aprender sobre raíces, brotes y las propiedades curativas de los árboles. El sabio del pueblo lleva a un joven al círculo de piedras al atardecer para ilustrar así a las próximas generaciones sobre los mitos solares, ritos y secretos.
Uno no puede aprender las cosas de esta sabiduría oculta a la velocidad convencional a la que estamos acostumbrados en la vida cotidiana. No hay atajos. No hay fórmulas mágicas de asimilación o un “agregue agua y remueva para conseguirlo“. No cuando hablamos de aprender los secretos de la magia o los misterios de los Antiguos. Lentamente. Lentamente, al ritmo de la propia vida, puede uno absorber la sabiduría, las tradiciones, y las sabias prácticas de nuestros ancestros paganos, es decir, aquello que forma la base de la senda de la Wicca.
Un año y un día de estudio y práctica espiritual ofrece a los aprendices la oportunidad de moverse al ritmo natural de su propio aprendizaje. Da la oportunidad de aprender, del mismo modo que nuestros antepasados, mediante la experiencia personal, ensayo-error pero con la ayuda de la experiencia de aquellos que ya pasaron por este trance. En este caso, yo seré vuestra guía, traduciendo para vosotros este libro de Timothy Roderick y hablándoos después de cada traducción de mi experiencia personal a lo largo de los años de práctica dentro de lo que yo prefiero llamar brujería en lugar de Wicca. A lo largo de estas entradas descubriréis técnicas antiguas y actuales que yo misma he practicado y que el autor ha aprendido de maestros y después instruido a sus alumnos.
Un año y un día es en ocasiones un riguroso asunto. Esto es porque, tradicionalmente, es un periodo de preparación que precede a la iniciación individual al Arte. Leer estas entradas puede ser tu preparación a tu propia iniciación. O quizá ya has estado dentro de la senda de la Wicca y solo buscas profundizar tu práctica espiritual realizando este entrenamiento de un año y un día. Sea lo que fuere que te trajo aquí, debes saber que lo que aquí se explica son conceptos básicos aunque no por ello simples. Conocerás el núcleo de la práctica wiccana: las mareas del tiempo, las maravillas de las estaciones, sobre hierbas, plantas y magia, y las disciplinas interiores de los videntes. A lo largo de este contenido irás fusionándote con los huesos y la estructura de la Wicca.
Acariciar el espíritu, apreciar la profundidad de la Wicca, es harina de otro costal. Me refiero a la experiencia mítica que no puede ser enseñada. A menudo a los estudiantes les ocurren experiencias trascendentales pero debe para ello haber una preparación previa. Y para esta preparación, la lectura de estas entradas será una conexión idónea.
Un método que ayuda a facilitar el éxito es la combinación de las técnicas espirituales tradicionales con la vida cotidiana pues la experiencia espiritual y la vida diaria son realmente lo mismo. Plantar un jardín e ir a la tienda de jardinería son para alguien equilibrado en la senda espiritual asuntos tan importantes como trazar un pentagrama llamando a los Dioses. No esperes encontrar aquí seres mágicos o fantásticos o un mundo místico. Solo es una facilidad que se ofrece para tu despertar en tu manera de cómo participar en el mundo, encontrando así la magia en todas las cosas.
Así, el encendido de una vela y la invocación de un espíritu elemental puede también ayudarte a descubrir quién y qué eres en un sentido más profundo. Esta sabiduría interior viene con un precio. Tomándote en serio estos progresos, podrás descubrir tus vulnerabilidades y tus puntos fuertes. A veces los progresos espirituales y el crecimiento personal pueden ser desagradables, pero la mayoría del proceso te enseñará cómo acceder a tu fuerza y cómo hacer uso hábilmente (y aprender de) tus fragilidades y errores humanos. Hay mucho poder en esta forma de sabiduría y práctica; es el crisol de la transformación humana, la magia y la sabiduría natural. “¿Quién soy?” “¿Qué soy?” “¿Qué es la vida?“— estas son las preguntas que apuntalan el entrenamiento espiritual de estas entradas. Y son temas que se tratarán más adelante.
¿Te atreverás a introducir tu dedo en el gran caldero y a probar esta sabiduría? No. Salta a su interior. Báñate en el caldo y bebe, bebe en profundidad.
Unas palabras de los sabios
Asumo que quienes leen esto son practicantes solitarios. Normalmente este estudio de un año y un día se hace con un Anciano dentro de la Wicca. La responsabilidad del Anciano es guiar, enseñar y ser ejemplo práctico para el aprendiz. Él o ella deberá tomar medidas para asegurarse de que el aprendizaje sea eficiente. Así, el maestro informará en todo momento y con antelación cuando el aprendiz deba recolectar objetos específicos (herramientas mágicas, hierbas, cosas así) que sean necesarias para su entrenamiento. O también puede dejar que aprenda del modo oral, mediante demostraciones y el ensayo-error.
Se tratará de proveer los estándares que podrías encontrar si estudiaras en un coven de tu ciudad. Es importante que los practicantes aprendan a fluir con las circunstancias de la vida —sin importar lo que estas sean—. El agua aprende a fluir entre las piedras y la nieve planea entre las ramas de los  árboles hasta llegar al suelo. Descubrirás una fuerza interior creciendo en ti cuando aprendas a fluir con la naturaleza. Recomiendo seguir un horario de aprendizaje, que progresa a lo largo de segmentos de 30 días. Cada segmento está puntuado con un ciclo de tres días que incluyen: un día devocional, un día de contemplación y un día de silencio. Estos días ofrecen al estudiante la oportunidad de integrar lo aprendido, revisar lo que no se ha comprendido y asimilar lo aprendido de manera natural.
Como parte del aprendizaje, necesitaréis una serie de objetos. La mayoría serán hierbas, velas y aceites esenciales. Seréis instruidos en su uso y propósito, pero se ruega se utilicen con prudencia. Otros instrumentos necesarios serán el athame (un cuchillo de mango negro y de doble filo), un cáliz (copa ritual), y un pentáculo (un plato de unos 10-15 centímetros de diámetro en el cual se traza un pentagrama). Estos tres últimos son los objetos más costosos que completarán el equipo de utensilios necesarios para la práctica wiccana.
Este curso se compone de lecciones diarias y un ritual de luna llena que deberás llevar a cabo cada luna llena una vez domines el ejercicio del trazado del círculo (a partir de los días 230-244). También habrá ejercicios mágicos diarios, meditaciones, exploraciones espirituales, que son muy recomendables en los rituales de luna llena mencionados anteriormente.
Guía para los lectores
Aquí dejo una guía a tener en cuenta y que os ayudará a lograr el éxito en este aprendizaje de un año y un día.
  • Empieza cuando quieras hacerlo. Tradicionalmente, los wiccanos consideran que el período entre el 31 de octubre (festividad de Samhain) y el 2 de febrero (Imbolc) es poco productivo para el crecimiento mágico. Por esta razón, muchos maestros recomiendan a sus estudiantes esperar a que estas fechas pasen. Pero esto no es una norma sino una costumbre basada en la magia simpática aplicada desde hace años que conlleva ritualizar reflejando lo que sucede en nuestro entorno. El actual menguar de la luz solar y la temporada de crecimiento del cultivo pueden simbolizar una muerte de la actividad externa y de crecimiento. Los árboles no tienen brotes en esta época pero su energía sigue fluyendo dentro de su tronco. En algunas tradiciones, esta marea de otoño/invierno puede simbolizar  movimientos interiores y crecimiento del practicante espiritual. Por lo tanto, la época del año en la que decidas empezar a estudiar y practicar no tiene por qué influenciar en tu crecimiento espiritual.
  • Comprométete a acabar este curso. Esto requerirá mucha disciplina por tu parte. Si cambias tu rutina porque te vas de viaje, o circunstancias de la vida te obligan a interrumpir las enseñanzas por un tiempo, retómalo en cuanto te sea posible.
  • No saltes días o intentes combinar dos días en uno.
  • Sé paciente contigo mismo cuando consideres que no estás avanzando. A lo largo de este curso podrás revivir recuerdos, tener visiones, descubrir sentimientos y un largo etcétera de fenómenos que pueden llegar a turbarte. Es parte natural del proceso, deja que fluyan. No reprimas sentimientos.
  • Sé proactivo. Cada mes se te dará una lista de objetos mágicos que son necesarios para tu progreso. En cuanto tengas esta lista, actúa inmediatamente y trata de conseguirlos de lo contrario, retrasarás tu aprendizaje.
  • Este año y un día es de trabajo, pero también de diversión. La vida es demasiado corta para no aprovechar cada momento.
Consideraciones importantes de seguridad referentes al fuego
Haré continuas referencias al uso de las velas en este año y un día de aprendizaje espiritual. Es importante, no obstante, que tengas en cuenta unas normas de seguridad básicas a la hora de usar velas.
  • Asegúrate de apagar correctamente las velas al abandonar una estancia o cuando te acuestes.
  • Observa tu entorno para evitar objetos inflamables cerca de la zona donde vayas a encender las velas. Objetos como: ropa, libros, papel, cortinas, decoración inflamable…
  • La manera más segura de encender una vela es colocándola en candelabros estables, resistentes al fuego.
  • Evita encender velas cerca de ventanas abiertas donde las cortinas puedan alcanzar la llama con el movimiento.
  • Coloca las velas en lugares estables.
  • Evita lugares donde los animales o los niños puedan acercarse a las velas.
  • Aleja las velas de líquidos inflamables.
  • Mantén la mecha de las velas cortada a medio centímetro. Evitarás el parpadeo de la llama y el exceso de humo.
  • Las velas votivas deben ser apagadas antes de que llegue a derretirse el último medio centímetro de cera.
  • Evita las velas que contengan objetos inflamables incrustados en ellas.

Hasta aquí la introducción de lo que será el curso. Os recuerdo que es una traducción libre que estoy realizando para todos vosotros del libro Wicca. A year and a day, de Timothy Roderick, dándole mi propio toque personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s