[Citas] La espada del destino

44918.png

¡Hola, pececillos!

Aquí os traigo hoy las citas de La espada del destino, segundo libro de la saga de Geralt de Rivia, del autor polaco Andrzej Sapkowki.

☙ Sólo en las leyendas puede perdurar lo que en la naturaleza perdurar no puede. Solamente la leyenda y el mito ignoran los límites de lo posible. ❧

☙ Geralt ya había visto antes aquel sombrerito y aquella pluma, famosa desde el Buina hasta el Yaruga, conocida en palacios, castillos, ventas, tabernas y putiferios. Especialmente en los putiferios.

—¡Jaskier!

[…]

—Jaskier, llamado el Incomparable. Por unas cuantas mozas. ❧

☙ No había pasado ni el tiempo que a un hombre bien entrenado le lleva desatarle el corsé a una dama, cuando el dragón comenzó a bramar y a soltar humo, por delante y por detrás. ❧

☙ —Anda que no mientes, Jaskier.

—No miento, sólo coloreo, y esto es una diferencia. ❧

☙ —Jaskier —dijo Yarpen Zigrin, mientras le daba la garrafa al bardo— siempre aparece allá donde algo pasa, y todos saben que no estorba, no ayuda y que la marcha no retrasa. Como una pulga en el rabo de un perro. ❧

☙ Que se me coman las pulgas si no os trato mejor que al aire. Al aire, por ejemplo, lo jodo a veces, lo que con vos no me atrevería a hacer en ningún caso. ❧

☙ —Una sola palabra más y de ti no quedará más que un poco de aire jodido, Yarpen —dijo Yennefer con una voz en la que resonaba el metal—. Y una mancha negra en la hierba. ❧

☙ A los hombres les gusta encontrarse con sus antiguas amantes, les gusta revivir los recuerdos. Les gusta imaginarse que los antiguos arrebatos amorosos les dan algo así como un derecho perpetuo de propiedad sobre la mujer. Tal cosa influye positivamente sobre su estado de ánimo ❧

☙ Para mí, brujo, llamar caza al asesinato es repugnante, malvado e idiota. Nuestro mundo está en equilibrio. El exterminio, el asesinato de cualquier ser que habita este mundo, altera ese equilibrio. Y la falta de equilibrio hace dar un paso más hacia el holocausto, el holocausto y el fin del mundo tal y como lo conocemos. ❧

☙ Yennefer, como la mayoría de las hechiceras, era estéril. Pero como pocas hechiceras, se mortificaba por este hecho y a la mínima mención del asunto reaccionaba con verdadera locura. Dorregaray seguramente lo sabía. Lo que con toda probabilidad no sabía era lo vengativa que era. ❧

☙ Te has enfadado como una muchachita a la que se le acusa de falta de virtud. ❧

☙ —[…] hay que decidir con qué rellenamos el cebo, para que el bicho la palme cuando antes. Ha de ser algo que sea muy venenoso, tóxico o corrompido.

—Ajá —habló el enano, todavía sonriéndose—. Algo que sea venenoso, asqueroso y apestoso. ¿Sabes qué, Comecabras? Resulta que eso eres tú. ❧

☙ —Los elfos tienen una leyenda —susurró la hechicera, pensativa— acerca de la Reina del Invierno, que durante las tormentas de nieve recorre el país en un trineo tirado por un caballo blanco. Mientras viaja, la reina siembra a su alrededor esquirlas de hielo, agudas, duras y pequeñas, y ay de aquel al que las esquirlas le den en los ojos o en el corazón. Este aquél estará perdido. Nunca nadie será capaz de alegrarlo, todo lo que no posea la blancura de la nieve le parecerá feo, repugnante, asqueroso. No dormirá en paz, lo dejará todo, partirá en busca de la reina, en busca de sus sueños y de su amor. Por supuesto, nunca la encontrará y morirá embargado por la nostalgia. Al parecer aquí, en esta ciudad, en tiempos remotos sucedió algo parecido. Bonita leyenda, ¿no es cierto? ❧

☙ Lo enfurecía la fría y tiesa tortilla que el posadero le sirvió como desayuno, despegándose sólo un instante de la muchacha a la que andaba manoseando. Le molestaba también que la muchacha tuviera como mucho doce años. Y lágrimas en los ojos. ❧

☙ —Por lo que he oído, no se puede ni empezar sin sangre de doncella, y mejor si la mató en luna llena un rayo caído de un cielo sin nubes. Sólo por curiosidad, ¿en qué es mejor tal sangre que la de una vieja ramera que yendo borracha se cayó por la empalizada?

—En nada —concedió el hechicero con una sonrisa amable en los labios—. Pero si se demostrara que ese papel en la práctica lo puede cumplir también la sangre de una cerda, dado que es más fácil de conseguir, entonces la chusma empezaría a experimentar con hechizos. Pero si la chusma tiene que recoger y usar la sangre de doncella que tanto te fascina, lágrimas de dragón, veneno de tarántulas blancas, un caldo de manos cortadas de recién nacidos o de un cadáver exhumado a medianoche, pues más de uno se lo pensará. ❧

☙ Nos molesta cuando vemos que la magia, arte que se nos enseñó a tratar como saber elitista, privilegio de los mejores y misterio sacrosanto, cae en manos de profanos y autodidactas. Incluso si se trata de una magia vieja, mísera, digna de burla. ❧

☙ Correteas detrás de Yenna, alegre como un niño por la simpatía ocasional que te demuestra. Ronroneas como un gato asilvestrado al que todos tiran piedras, satisfecho porque por fin has hallado alguien que no tiene miedo de acariciarte el lomo. ❧

☙ í, es cierto, al venir contigo a Aedd Gynvael venía a ver a Istredd y sabía que, cuando lo encontrara, iría con él a la cama. No juzgaba que, como resultado, vendríais a fanfarronear el uno delante del otro. Sé cómo te sientes ahora y lo lamento. Pero no, no me siento culpable. ❧

☙ Lo conozco desde hace años, Geralt. Me es muy querido. No me mires así. Tú también me eres muy querido. Y ahí radica todo el problema. ❧

☙ Si me estorbaras, si simplemente me molestaras, me libraría del estorbo en un abrir y cerrar de ojos, te teleportaría al confín del cabo Bremervoor o te llevaría con una tromba de aire al país de Hanna. Con un poco de esfuerzo te podría meter en un pedazo de cuarzo y te colocaría en el jardín sobre un macizo de peonías. Podría también lavarte el cerebro hasta que olvidaras quién era o cómo me llamaba. ❧

☙ —Voy detrás de ti, Yen, porque me he enredado, los arreos de mi trineo se han enganchado a los patines del tuyo. Y a mi alrededor ruge la ventisca. Y la helada. El frío.

—–El calor derretiría en ti la esquirla de hielo con que te acerté —susurró—. De ese modo desaparecería el hechizo, me verías tal y como soy en realidad.

—Azuza entonces tus caballos blancos, Yen, que vuelen hacia el norte, allá donde nunca alcanza el deshielo. Para que nunca se deshaga la esquirla. Quiero encontrarme lo más deprisa posible dentro de tu castillo de hielo.

—Ese castillo de hielo no existe. —Los labios de Yennefer temblaban, se torcían—. Es un símbolo. Y nuestros trineos persiguen un sueño inalcanzable. Porque yo, reina de los elfos, anhelo el calor. Justamente éste es mí secreto. Por eso cada año mi trineo me lleva entre remolinos de nieve a alguna ciudad y cada año alguien, herido por mis hechizos, enlaza los correajes de su trineo a los patines del mío. Cada año. Cada año alguien nuevo. Sin fin. Porque el calor que tanto anhelo destruye a la vez el hechizo, destruye la magia y el encanto. Mi elegido tocado por una estrella de hielo se convierte de pronto en un simple nadie. Y yo, a sus ojos deshelados, me convierto en alguien que no es mejor que otras… pequeñas mortales…

—Y debajo de ese blanco inmaculado aparece la primavera ❧

☙ Mi respuesta sería tan sólo palabras. Palabras que no expresan sentimientos, no expresan emociones, porque me las han eliminado. Palabras que sólo serían sonidos como los que emite cuando sé lo golpea un cráneo vacío y frío. ❧

☙ Y hay cosas… que no hay forma de conseguir ni siquiera a través de la magia. Y hay dones que no se deben tomar si no se está en situación de dar a cambio… algo que sea del mismo valor. En caso contrario el don se desliza por entre los dedos, se deshace como una esquirla de hielo que se aprieta con el puño. Y sólo queda pena, un sentimiento de pérdida, una herida… ❧

☙ El poder que poseo sobre la materia es un don. Un don correspondido. Pagué por él… todo lo que poseía. No quedó nada. ❧

☙ —La verdad –dijo la milana— es una esquirla de hielo. ❧

☙ —¿Geralt?

—¿Qué?

—¿No te sientes como un idiota?

—Me siento como un idiota –accedió con reticencia el brujo.

—Me alivia oírlo —murmuró Istredd—. Porque yo me siento como el último cretino. Nunca hubiera imaginado que alguna vez fuera a tener que luchar a vida o muerte con un  brujo a causa de una mujer. ❧

☙ Las propias creencias religiosas de vuesas mercedes, cualesquiera que sean y a las que yo respeto, no importan. Creed en lo que queráis. Yo soy tolerante en tanto en cuanto alguien honra al Fuego Eterno y no blasfema contra él. ❧

☙ —¿Y a ti, Essi, qué te sugiere el mar? […]

—Eterno movimiento —respondió ella al cabo—. Cambio. Y misterio, secretos, algo que no soy capaz de abarcar, que podría describir de mil formas en mil versos sin alcanzar jamás su corazón, su verdadero ser. ❧

☙ De pronto supo cómo la falsedad, la mentira, el fingimiento y la baladronada le conducían hacia un pantano donde entre él y el abismo sólo habría una mullida y fina capa de hierba y musgo, a punto de ceder a cada momento, de estallar, de abrirse. ❧

☙ –Eres sensible –le dijo en voz baja–. En el interior de tu alma, lleno de inquietud. No me engaña tu rostro de piedra ni tu voz fría. Eres sensible, y justamente esa sensibilidad es la que te hace tener miedo ahora de que eso con lo que tengas que luchar espada en mano tenga sus propias razones, tenga ventaja moral sobre ti… ❧

☙ Pena negra, pensó Geralt, al escuchar cómo su voz iba decayendo como una pelota de trapo por una escalera. ❧

☙ Al brujo le puedes pagar para que realice una tarea, puedes contratarle para que proteja a la gente del Mal, para que conjure el peligro que la amenaza. Pero al brujo no lo puedes comprar, no lo puedes usar para tus propios fines. Porque el brujo, incluso herido y hambriento, es mucho mejor que tú. Vale mucho más. ❧

☙ La vida no es un romance, pequeña, pobre poeta de ojos hermosos perdida entre sus propias hermosas palabras. ❧

☙ La sirena se acercó con lentitud, y su paso era blando y lleno de gracia, fluido como una ola que se acerca. ❧

☙ Por la mañana temprano tenían que separarse, por la mañana cada uno de ellos tenía que irse por su camino, en busca de algo que, sin embargo, ya tenían. Pero no sabían que lo tenían, ni siquiera podían imaginárselo. ❧

☙ Las dríadas pequeñas se duermen sumidas en el sonido de los árboles. Los brujos pequeños se duermen sumidos en el dolor de sus músculos. ❧

☙ Nos dieron capacidades para hacer con la naturaleza cosas extraordinarias, a veces contrarias incluso a ella. Y al mismo tiempo nos quitaron aquello que en la naturaleza es más sencillo y más natural. ❧

☙ –Así es, miedo tenemos. ¿Y qué? ¿Acularse y llorar, ponerse a temblar? Vivir hemos. Y que sea lo que sea. A lo que destinado estás, aunque te lo opongas no te escapas. ❧

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s