Sobre mí

¡Hola!
Mi nombre es Sonia Rincón y por la Red se me conoce como Morgana desde hace tanto que ya ni me acuerdo. Soy una mujer nacida Extremadura en febrero del 82 que, por circunstancias de la vida, con solo cuarenta días en el mundo, acabé en un pueblo guipuzcoano por lo que, aunque por mis venas corre sangre extremeña, mi espíritu pertenece a Euskadi y mi corazón lo entregué en Valencia en junio de 2014, donde vivo actualmente con mi familia y mis mascotas. Definida como loca, me considero un espíritu libre, sin ataduras a lo que puedan pensar los demás por mi manera de ser… ¡Tengo el pelo azul! ¿En serio podría importarme algo lo que opinen desconocidos sobre mi persona? Mi lema: “si no te gusto, ponme azúcar“.
Dicen que soy una madre poco convencional. Respondo a las preguntas de mis hijos tratando de ser lo más sincera posible, aunque en algunas ocasiones eso les desarme. Considero que hay que prepararlos para el mundo y no protegerle de este porque si no, el día que alzan el vuelo, se estampan. Desde muy pequeña me ha gustado leer y también la mitología. Quizá por eso terminé teniendo una espiritualidad diferente a la del resto de mi familia. No me avergüenza denominarme públicamente bruja, le pique a quien le pique. Si bien comencé en esa senda de la mano de la Wicca, mi camino ha tomado una ruta paralela independiente, adaptada a mí y mis necesidades. Y de tanto remover el caldero, apliqué esa práctica a los fogones. Soy una apasionada de la cocina. Me encanta que me pasen enlaces de vídeos de recetas y experimentar para después disfrutar del resultado con mi familia y amigos (así, si sale mal, no muero sola por envenenamiento).
Entre mis peculiaridades está mi afición por el coleccionismo de muñecas aunque mi familia de plástico y resina se ha visto menguada en los últimos años. Será que me hago mayor, pero empezaba a agobiarme ver todas las estanterías repletas de muñecas (más de ochenta Monster High llegué a tener en dos estanterías). ¿Qué me gusta de ellas? Que puedo disfrutar de ellas dentro y fuera de casa. Si no llueve, salgo y les hago sesiones de fotos y, si el tiempo no lo permite, en casa monto mi pequeña casa de muñecas y las coloco en poses diferentes y ya tengo otra sesión de fotos. Además, a mis hijos les gustan las muñecas también por lo que podemos disfrutar juntos de este hobbie. No se puede pedir más.
Posiblemente, según vaya actualizando este espacio, iréis conociendo mis otras facetas pero, creo que estas son a día de hoy las más características: madre, bruja, lectora, cocinera y coleccionista. Deseo que mi espacio os agrade y que os sirva de llave para acceder a todos los demás que poseo.
Bienvenidos a mi mundo.